Variedades

De videojuego a estrella de Hollywood

* La última de estas adaptaciones es “Alone in the dark”, del alemán Uwe Boll

Madrid/EFE
Se ha convertido en algo normal que los personajes de videojuegos pasen a ser los protagonistas de películas de cine, como ya ocurrió en “Tomb Raider”, con la heroína Lara Croft o “Resident Evil”, “Doom” y “Final Fantasy”.
La última de estas adaptaciones es “Alone in the dark”, del alemán Uwe Boll, quien es todo un especialista en la conversión de videojuegos a filmes. Acaba de estrenar su tercera producción de este género y confesó a EFE que este tipo de largometrajes, “así como los de acción y terror en general, tienen muchos detractores entre los críticos especializados, pero atraen mucho al gran público”.
Después de “The house of the dead” y “Bloodrayne”, también basados en juegos, Boll tiene ahora en cartelera “Alone in the dark”, basada en la cuarta parte del videojuego del mismo nombre, subtitulado “Una nueva pesadilla”. Con él se asienta en su género y reconoce que “de los juegos se obtienen muy buenas ideas para el diseño de la producción y los personajes, con las escenas de lucha como absolutos protagonistas”.
A punto de terminar su cuarta película, “In the name of the king”, basada en el juego “Dungeon Siege” que protagonizará Ben Kingsley, el alemán adelantó que en verano rodará una más, “Postal”, que podría protagonizar Michael Douglas.
Christian Slater y Stephen Dorff -- este último, un habitual del género, tras protagonizar una de las secuelas de “Blade”-- son los rostros famosos elegidos por Boll para dar vida a los personajes de su filme. Slater y Dorff pasan a engrosar la lista de estrellas de Hollywood que se ven convertidas en personajes de videojuego, como ya ha ocurrido con Angelina Jolie, quien interpretó a Lara Croft en “Tomb Raider”; la modelo Milla Jovovich en “Resident Evil”; Karl Urban en “Doom”; Christophe Lambert en “Mortal Kombat” o Jean Claude Van Damme en “Street Fighters”.
Uwe Boll recuerda que “existen unos quince o veinte títulos de juegos adaptados al celuloide”. “Se ruedan unas tres películas al año y, aunque todavía estamos en el principio, este tipo de cine tiene mucho futuro”.
Las pioneras
“Súper Mario Bros” o “Final Fantasy” fueron de las pioneras en llevar el videojuego al cine, aunque también sucede lo contrario: héroes de la gran pantalla han inspirado a informáticos para la creación de juegos para ordenador o Play Station (la consola compañera inseparable de millones de niños y no tan niños de todo el mundo).
Tal es el caso de la trilogía “Matrix”, protagonizada por Keanu Reeves; la saga de “Harry Potter”; el cazavampiros “Van Helsing”, con Hugh Jackman; el largometraje “Underworld”, con la inglesa Kate Beckinsale; la reciente película de animación “Chicken little”; “Las Crónicas de Narnia”, “Spiderman” o “King Kong”. Los cineastas y guionistas que se han basado en videojuegos para sus largometrajes, se sirven de los efectos especiales, la animación y el lenguaje audiovisual propio de los juegos: planos tomados desde el ángulo de visión del protagonista, otros a vista de pájaro, calles laberínticas o puertas y pasadizos que conducen a la siguiente aventura. El alemán Uwe Boll, para trasladar esa sensación del videojuego y conseguir las mejores tomas, rodó el final de “Alone in the dark” en pleno centro de Vancouver, pero desierto.
“Cerramos la mitad de la ciudad. Como no podíamos permitirnos pagar a la Policía para bloquear las entradas, cruzamos varios coches en la carretera, y dos helicópteros hicieron tomas desde el aire para que pareciera una ciudad evacuada”, explicó.