Variedades

Ama de casa desesperada cambia de sexo

Actriz Felicity Huffman, de la popular serie "Desperate housewives", encarna a un hombre que se opera para convertirse en mujer

Nueva York/EFE -Conocida por su papel de ama de casa en la popular serie de televisión "Desperate housewives", la actriz Felicity Huffman es casi irreconocible en "Transamerica", un film en el que encarna a un hombre que quiere cambiar de sexo.
La película supone el mayor reto que ha afrontado hasta ahora la actriz de 43 años, ya que tuvo que aprender a caminar como un hombre que intenta ser mujer, a hablar con voz grave, y a usar pene postizo.
"Creí que no podría hacerlo. No sabía nada sobre el mundo transexual ¿Cómo hace una mujer para convertirse en un hombre que se convierte en una mujer?", dijo a la prensa Huffman, nominada a los Globos de Oro como mejor actriz dramática por esa película.
El director de "Transamerica", Duncan Tucker, escogió a una mujer para el papel de un transexual porque pensó que sería más difícil hacer pasar a un hombre como mujer sin tener que recurrir a maquillajes aparatosos y prótesis costosas.
Sin trucos
"Cuando Duncan me ofreció el papel le pregunté por qué no escogía a un actor y me respondió que no quería trucos. Obtuve el papel y me siento muy honrada, pues se trata de un personaje complicado y de múltiples dimensiones", señaló Huffman.
El papel es el de un hombre educado y conservador que quiere operarse para cambiar de sexo y dejar de ser Stanley Osbourne para convertirse en Sabrina "Bree" Osbourne.
Pero a una semana de la operación, "Bree" descubre que su pasado como hombre le ha dejado un hijo, Toby (Kevin Zegers), un joven de 17 años adicto a las drogas y que se prostituye en la calle con homosexuales.
Para que su papel fuese convincente, Huffman tuvo que leer sobre transexuales, conocerlos personalmente y asesorarse con expertos en su transformación física y mental.
El entrenamiento consistió en actuar, caminar, vestirse y, "lo más difícil", según la actriz, "hablar como un transexual", esto es, bajar el tono de la voz para hacerla más grave.
"Ese fue el mayor desafío. Tenía que sonar como un hombre que aún no sabe cómo hacer voz de mujer. Para mí, curiosamente, buena parte de la transformación consistió en entrenarme para ser más femenina. Este papel me hizo consciente de cuán poco femenina soy", dijo.
Un pene postizo
La actriz también tuvo que lidiar con un pene postizo, una experiencia que recuerda como divertida, aunque embarazosa.
"La sensación es muy extraña. Fuimos a una tienda de juguetes eróticos y pedimos uno que fuese suave y pequeño. Durante el rodaje le apodamos Andy. Pero también sentí vergüenza al usar ese pedazo de plástico en una escena en la que orino en la carretera", recordó.
Huffman asegura que su transformación fue tan profunda que incluso su pequeña hija rompió en llanto al no reconocerla durante el rodaje de una escena en Phoenix, Arizona.
"La calmé y le dije: 'Soy yo, tu mamá'", recuerda la actriz, quien afirma que incluso su marido y su agente no le reconocían la voz cuando llamaba por teléfono.
Confundida
Confesó: "Después del rodaje llegó un punto en el que incluso me confundí cuando tuve que ir a un baño público. ¡En serio! Me dirigía al baño de damas y de repente me paralicé y pensé: '¿Es aquí? Sí..., no... pero ¡si soy una chica!".
Huffman, quien ganó un premio Emmy como Mejor Actriz en el 2005 por su papel en la serie televisiva "Desperate housewives", señala que con "Transamerica" se dio cuenta de que "los transexuales son las personas más valientes del mundo".
"Admiro su coraje porque viven con una disyuntiva: si no se operan, se alienan a sí mismos, y si se operan, la sociedad los aliena", apuntó.
El director Tucker dice que "Transamerica" es un filme sobre "la aceptación de uno mismo, sobre el amor y sobre los valores familiares", una película "para cualquiera que se sienta diferente y solo, que tenga una familia loca, o le guste reír y viajar".