Variedades

Un poquito de Elvis

Elvis Presley, que hubiera cumplido ahora 71 años, levanta pasiones por todo el mundo y a los conocidos imitadores se suman los que están dispuestos a comprar todo lo que recuerde al "Rey del Rock" en las subastas.

La celebración del que hubiera sido un nuevo cumpleaños de esta leyenda muerta del rock, sólo subraya lo que sus seguidores tanto defienden: el "Rey" está vivo. Y todos quieren un pedazo de su pastel.

Tupelo (Misisipi) porque ahí nació el 8 de enero de 1935; Memphis (Tennessee), cómo no, porque allí puso casa y Nashville, porque hizo de él una estrella. Además está Las Vegas (Nevada), la ciudad que le convirtió en una leyenda.

Eso por citar los sitios más destacados en Estados Unidos que se apuntan todos los años a mantener con vida el recuerdo del que John Lennon describió con una sola frase: "Antes de Elvis no había nada".

Porque en Tokio hasta un ama de casa, Machiko Tahara, de 51 años, figura entre los imitadores más destacados del "Rey del Rock". Y Blackpool, en el Reino Unido, al otro lado del globo, una vez más celebró el mayor concurso europeo de imitadores de Elvis Presley.

Vida injusta

Un buen momento para cantar el cumpleaños feliz y recordar la frase del humorista estadounidense Johnny Carson: "si la vida fuera justa, Elvis seguiría vivo y todos sus imitadores estarían muertos".

En el caso de Julie Wall fue la justicia británica la que desposeyó a esta convicta ladrona de su posesión más preciada: su colección de discos y recuerdos de Elvis.

Recuerdos preciados para ella y para su empresa que recibirá el dinero que se obtenga de la venta de la colección que Wall había amasado durante diez años de coleccionismo en pago a la década de robos en la que sisó a su compañía un millón de dólares.

También será un cumpleaños a recordar en el calendario de Jim Curtin, devoto seguidor de Elvis desde que tenía ocho años dispuesto a darlo todo por el amor de su vida. Curtin subastó este fin de semana en Beverly Hills toda su colección después del ultimátum de su novia: "O Elvis o yo".

Para que luego digan que el amor no mueve montañas. Dicho y hecho. Este aficionado vendió su colección en internet incluidos dos de los trajes que Presley utilizó en sus conciertos y que le reportaron unos 175.000 dólares al futuro prometido, ahora con más dinero en su bolsillo.

Elvis para todos

Como asegura Kevin Cane, de la oficina de turismo de Memphis, hay Elvis para todos, que por algo era el "Rey".

El barre para casa y se apoya en la rápida asociación mental de cualquier turista entre el nombre de Elvis y el de Memphis (Tennessee), y la continua peregrinación que existe a su hogar en Graceland.

El legado de Elvis le reporta a la ciudad un turismo valorado en unos 200 millones de dólares anuales, la misma peregrinación de curiosos y devotos que pasan por la casa museo de Presley en Tupelo, ciudad que recibe del orden de 66.000 visitas al año.

¿Y quién se imagina Las Vegas sin pensar en Elvis? La ciudad alberga la mayor población de imitadores del "Rey del Rock", unos 200, y su nombre es crucial para promocionar la ciudad del pecado.

Elvis Presley dejó mucho más que su imagen y este año se celebra el 50 aniversario de su primer número uno: "Heartbreak Hotel".

Nuevo CD

Para marcar esta fecha, mañana martes saldrá a la venta un nuevo CD para coleccionistas con este tema, una versión alternativa y la cara B de aquel disco, "I Was the One", acompañado de una reproducción de la primera portada del vinilo.

Se trata de un aperitivo del auténtico "saca-cuartos" preparado para el 24 de enero y con el que la discográfica Sony espera amasar más dinero en el nombre de Elvis.

Se trata de "Elvis Number One Singles: The Deluxe Box Set", cajas numeradas de 20 CD con 21 números unos y sus caras B que reproducen al detalle la funda de aquellos sencillos de vinilo.

La nostalgia es palpable incluso en el soporte del CD, por primera vez en plástico negro para mejorar la imitación al disco.

Todo un negocio que mantiene a Elvis con vida a la espera del 2007, cuando el 16 de agosto se celebrará el 30 aniversario de la desaparición de un ídolo que se niega a morir.