Variedades

Lindsay Lohan drogadicta y bulímica


La actriz y cantante Lindsay Lohan admitió sus problemas con las drogas y con la bulimia en una entrevista que publica la revista mensual “Vanity Fair”.
La joven, de 19 años, puso así fin a un largo año de rumores y desmentidos que hablaban de sus problemas de salud.
“Me estaba haciendo daño. Estaba enferma y la gente me lo decía, me decía: te vas a morir si no te cuidas”, afirmó esta niña prodigio de la pantalla que se dio a conocer en películas infantiles como “The Parent Trap”, antes de ser la comidilla de las revistas del corazón.
“Un poco”
La actriz dijo que probó “un poco” las drogas, aunque en la misma entrevista intentó retractarse y negó que haya consumido cocaína.
“Sabía que tenía un problema y que no lo podía admitir”, aseguró.
La protagonista de “Mean Girls” y “Confessions of a Teenage Drama Queen” está, desde el lunes, ingresada en una clínica de Miami aquejada de un ataque de asma, afirmó su portavoz Leslie Sloane.
Aspecto esquelético
Según la misma entrevista, en la que por primera vez habla de sus problemas con la alimentación, Lohan aseguró que se dio cuenta de su aspecto esquelético tras tomar parte en el programa de variedades “¡Saturday Night Live!”.
“Mis brazos eran asquerosos. No tenía brazos”, afirmó la actriz subrayando un aspecto que durante meses coronó las fotografías de portada de las revistas del corazón.
Lohan achacó sus problemas a sus conflictos familiares y de pareja al sentirse “devastada” tras su separación del actor hispano Wilmer Valderrama.
La honestidad de sus declaraciones en “Vanity Fair” contrastan con las informaciones del “New York Post” que aseguran que la revista recibió una llamada de la portavoz de Lohan para que omitieran del artículo las confesiones de la actriz.
El próximo proyecto de Lohan se titula “Chapter 27” y está centrado en el asesino de John Lennon, Mark David Chapman.