Variedades

Una cajita de sonido sobre ruedas

Ponga su música favorita, las luces cambiarán al compás del ritmo, aunque la música sea de los Carpenters y no precisamente reggaetón

Toyota Motor presentó recientemente el nuevo “bB” 2006 durante una rueda de prensa en Tokio, Japón. Este modelo, que fue lanzado en el 2000, ha sido rediseñado con nueve altavoces y once iluminadores, por lo que se le ha llamado “un automóvil hecho para la música”.
Toyota describe al nuevo bB como un “automóvil con forma de reproductor de música”, una descripción que se entiende, como ya dijimos, gracias a sus nueve altavoces, colocados estratégicamente dentro del vehículo para maximizar la experiencia sonora. Además tiene una iluminación interior configurable (instalada en las puertas, altavoces e incluso en los posavasos) que parpadea con la música para crear un ambiente de discoteca.
Seis versiones
Su nombre bB proviene de “black box”, que significa caja negra. El modelo japonés tiene seis versiones distintas, que incluyen motores 1.3 y 1.5, tracción delantera o en las cuatro ruedas y distintos niveles de acabado. Además, Toyota ofrece una amplia lista de complementos para personalizar su modelo.
Toyota parece tímida a la hora de vender estos curiosos cajones con ruedas fuera de Japón. En Estados Unidos el xB es vendido por Scion (compañía propiedad de Toyota) con cierto éxito entre los conductores más jóvenes, que buscan vehículos económicos, de tamaño “reducido” y fácilmente personalizables, un área donde Scion sobresale gracias a un excelente catálogo oficial de piezas y componentes.
Por el momento no hay planes para vender este modelo en otros mercados, pero desde hace tiempo se rumorea que Scion podría intentar expandirse a otros países y siempre queda la posibilidad de que Toyota venda el modelo bajo su marca, tal y como hace en Japón.
El interior
Al despojarlo de las sofisticadas ruedas, los guardafangos inflados, los parachoques exagerados y la luz de la subcarrocería, queda el Scion bB de nueva generación. El prototipo bB presentado en Tokio el año pasado sigue siendo un hatchback de líneas cuadradas y demasiado alto, pero con una pronunciada cuña en el perfil de la ventana lateral y una ondulante y marcada saliente a ambos lados que se repite en la base de la puerta trasera y en el borde delantero del cofre.
El interior parece un sistema de entretenimiento hogareño, desde el diseño del panel de instrumentos hasta la ubicación de los nueve parlantes que conforman el sistema de sonido y el acabado plateado de los diversos componentes.
El sistema de sonido del auto utiliza tecnología de sonido envolvente DSP y las bocinas frontales, que incluyen un subwoofer montado en la base de la pila central, poseen anillos luminosos que se encienden al compás de la música. Viene también con luz ambiental en los portavasos, en los paneles de las puertas y en los extremos de los apoyabrazos. Los asientos delanteros pueden bajarse 3 pulgadas y reclinarse hasta la posición que Toyota llama “Modo Mattari” para relajarse en estilo. ¡Bacanal!
La nueva producción del bB ya tiene pedidos en Estados Unidos y Europa, sus principales compradores. Para las grandes armadoras estadounidenses, como General Motors, Chrysler y Ford, los modelos asiáticos representan una amenaza para sus ventas, que se han visto desplazadas, no sólo por lo atractivo de sus modelos, sino también por el ahorro en combustible.