Variedades

Bono y Clooney, los “machomenos” del momento

Adiós a los metrosexuales, ahora mandan los "ubersexuales", esos hombres "de verdad"

San Francisco/PL
Grandes estrellas del espectáculo como el cantante de U2, Bono, y el actor estadounidense George Clooney son favoritos ahora que se ha puesto de moda el concepto de "ubersexuales", esos hombres "de verdad" que son "machos" sin pasarse.
Los expertos en nuevas tendencias destacan, asimismo, otras etiquetas que triunfaron en 2005, como "Brangelina" o "globesity".
La nueva definición pone en la picota a los "metrosexuales", hombres refinados y blandengues, que plagaron las revistas de moda y las series de televisión al definir a un estereotipo heterosexual que se hace limpiezas faciales y usa crema hidratante.
La palabra de 2005
Metrosexual caló de tal manera que fue seleccionado como "Palabra del Año" por la American Dialect Society.
No obstante su reinado, encarnado por tipos tales como Ricky Martin, Jude Law o Leonardo DiCaprio, no ha sido muy duradero, como se esperaba.
El término ubersexual sustituto, de acuerdo con el nuevo libro “El futuro de los hombres”, define el aserto como "una vuelta a las características positivas del 'hombre real' de ayer, fuerte, decidido, justo".
"Uber" según un experto, tiene connotaciones de ser el más grande, el mejor.
Esas características las cumplen los diez "ubersexuales" incluidos en la lista elaborada por J. Walter Thompson.
El cantante Bono ocupa el lugar número uno en esta clasificación porque es "global, está preocupado por los asuntos sociales, se muestra seguro de sí mismo y es compasivo".
Otros son el actor George Clooney o el ex presidente de EU Bill Clinton, "un seductor nato de raíces sureñas que no tiene miedo a llorar".
El cineasta Guy Ritchie (más conocido como el marido de Madonna) y el actor Pierce Brosnan también forman parte de la lista que abarca candidatos más discutibles, como Arnold Schwarzenegger, el culturista reconvertido en gobernador de California, o Donald Trump.
Pero el "caballero dinero", también interviene en la ubersexualidad: las mujeres encuentran que su poder les atrae tanto como su dinero.