Variedades

Buenos propósitos para el nuevo año

Dejar de fumar, comer mejor, hacer ejercicio, llevar un estilo de vida más sano. El año que se inicia siempre coincide con el comienzo de las buenas intenciones y proyectos. La salud de nuestro cuerpo y mente son lo prioritario y repasar una serie de medidas para conseguirlo puede ser importante en estas fechas.

EFE/REPORTAJES

La salud “con mayúsculas” no consiste sólo en la ausencia de enfermedades y dolores, sino en mantener un estilo de vida que garantice el buen estado y funcionamiento del organismo y el bienestar psicológico y emocional.
Para ello basta con adoptar e incorporar a nuestra existencia una serie de hábitos que nos ayudarán a “llenar los años de vida y no la vida de años”, como los que propone el doctor Jesús Sánchez Martos, catedrático de Educación para la salud, de la Universidad Complutense de Madrid, y autor del libro “A favor del tiempo”.
La afirmación de que “somos animales de costumbres” es tan cierta como que podemos cambiarlas. Cuando aprendemos a conducir un coche, al principio debemos atender los pedales, el volante, las marchas e instrumentos, pero al cabo de un tiempo lo conducimos automáticamente, de forma natural. Lo mismo ocurre con el vehículo de nuestra vida: el cuerpo humano.
Manténgase hidratado
Junto con el oxígeno, el agua es el otro elemento imprescindible para la vida y compone hasta el 70 por ciento de nuestro organismo, si bien la proporción se reduce con el paso de los años. A partir de la cuarta década de vida, el cuerpo requiere un mínimo de 2 a 2,5 litros diarios para funcionar bien. Esta cantidad puede tomarse en forma de agua, infusiones, caldos, así como frutas y verduras ricas en líquido, como la sandía, el melón o la lechuga, excluyendo el alcohol.
Fibra vegetal, para la salud intestinal
Además de facilitar el tránsito de las heces por el intestino al conferirles volumen y humedad, ayudando a evitar el estreñimiento, los residuos de las frutas y verduras que no absorbe el organismo, ayudan a sentir el estómago saciado y por tanto a comer menos. Las principales fuentes de fibra son: los cereales, el salvado de trigo, las verduras, frutas con piel y hortalizas, y los frutos secos.
Desayune como un rey
La primera comida del día es fundamental, y debe descartarse “el bollo y el café a toda prisa” que produce un pico de energía rápida, seguido de un bajón de vitalidad y punzadas de apetito, y hace que a media mañana ya estemos famélicos. La mejor combinación es un lácteo con fruta fresca o zumo recién exprimido, más pan o cereales integrales. A ello conviene añadir miel, mermelada o azúcar, junto con unas lonchas de jamón serrano sin grasa, jamón york o pavo.
Mentalícese contra el sedentarismo
La inactividad abre la puerta a muchas dolencias. Convénzase de que dedicar un tiempo a la actividad física debe convertirse en un hábito cotidiano como cepillarse los dientes. Muévase siempre que pueda, usando las escaleras y los pies, en vez del ascensor y el coche. Caminar media hora diaria basta para ahuyentar lo que algunos médicos llaman el “síndrome de la muerte por sedentarismo”.
¿Actividad o deporte?
Lo ideal es practicar ejercicio al menos tres veces por semana. Si no le gusta el deporte o no tiene tiempo puede pasear, bailar, caminar a buen paso o hacer las tareas de la casa, cuidando las posturas del cuerpo. Puede dedicar un día a ir o volver andando al trabajo, otro a ir caminando a comprar, y el tercero a limpiar y ordenar toda la casa. Todo ello, de forma regular, aumentando el tiempo y la intensidad de la actividad poco a poco y sin realizar actividades bruscas que fuercen el cuerpo.
Evite aislarse
El correo electrónico, el teléfono y los mensajes del móvil son prácticos y tentadores, pero su abuso puede conducir al aislamiento, ya que prescinden de lo esencial de la comunicación: el calor de la voz, los gestos, la mirada, el tacto, la escucha y no comunicación no verbal, tanto o más importante que la hablado o escrita. La soledad no deseada también es un factor de riesgo para enfermar, y de reducir las ganas de cuidarse, ejercitarse y comer bien. Salga a pasear, quede con amigos, vaya a ver escaparates. Jamás se abandone.
Disfrute del sexo
No sólo es patrimonio de los jóvenes o los recién casados: llevar una vida sexual plena y placentera puede ser un auténtico tónico que nos llene de felicidad, fuerza y energía, a cualquier edad. Hacer el amor libera tensiones, quema calorías, y relaja el cuerpo y la mente. En materia sexual, la clave es no obligarse ni empujar al otro a hacer algo que no le guste, sino practicar esta “otra forma de comunicación” con regularidad y tiempo suficiente, cuando a ambos les apetezca.
Acuda a revisarse puntualmente
La periodicidad y tipo de exámenes médicos recomendables, dependerán de la edad, salud y sexo de la persona, pero hay que estar atento a todas las revisiones, ya sean de los ojos, pies, dientes, presión arterial o corazón, así como las ginecológicas y urológicas y análisis de sangre. La prevención es el mejor modo de evitar problemas, que sólo el médico puede diagnosticar. Aunque uno se encuentre sano hay que revisarse periódicamente. Hay que reemplazar el miedo a que “nos descubran algo” por la certeza de que cuanto antes nos detecten un problema de salud, más posibilidades hay de curarlo.
Evite la automedicación
Tenga cuidado con las medicinas, tómelas siempre bajo supervisión médica y abandone la mala y peligrosa costumbre de autorrecetarse. Ante un desarreglo leve, consulte a su farmacéutico, y ante un problema que considere más severo, acuda al médico. Otro error a erradicar consiste en dejar la terapia prescrita a medias cuando se percibe una cierta mejoría: siempre hay que completarla.
Sea consciente de que nuestra vida en el año nuevo depende de cómo le comencemos pero, sobre todo, de cómo lo sigamos día a día. Así es que tenga en cuenta las recomendaciones y disfrute, sea positivo. ¡¡¡ Feliz 2006 !!!

DECÁLOGO PARA DEJAR EL TABACO.
Abandonar el cigarrillo, otro de los grandes factores de riesgo de enfermedades graves que hay que desterrar junto con el exceso de peso, alcohol y sedentarismo, nunca es tarea fácil, pero puede resultar más llevadero si se siguen las siguientes recomendaciones para dejar de fumar:

1. Empiece el día haciendo ejercicio respiratorio, en un lugar bien ventilado.
2. Evite pensar que no va a fumar nunca. Simplemente decida que hoy no va a fumar.
3. Las ganas de fumar no son eternas; al contrario, desaparecen al cabo de poco tiempo.
4. Respete su decisión cada vez que tenga deseos de fumar.
5. Olvide por ahora las bebidas que acompañan al tabaco. Café, otros estimulantes, alcohol. Será por un tiempo corto.
6. Altere sus rutinas, para evitar el consumo de tabaco asociado a gestos: salga de paseo, coja el teléfono con un bolígrafo en la mano, lávese los dientes justo al terminar de comer... .
7. Evite ambientes donde se fume, sobre todo los primeros días.
8. Cuando el deseo de fumar parezca irresistible relájese: inspire profundamente, retenga el aire el máximo tiempo posible y suéltelo lentamente y pensando en lo que está haciendo.
9. Si siente la necesidad imperiosa de encender un cigarrillo, piense que sólo durará unos instantes y cada vez será más controlable. Espere un minuto y verá que la necesidad desaparece.
10. No ceda nunca, ni siquiera en un cigarrillo. Empezará con uno y volverá a fumar como antes.