Variedades

Diario de una prostituta

"El dulce veneno del escorpión", escrito por "Bruna Surfistinha", seudónimo de Raquel Pacheco, una morena de curvas generosas que trabajó durante casi tres años como prostituta, agotó en apenas dos semanas su primera edición de 10.000 ejemplares y está tercero en la lista de libros de no ficción más vendidos en el país sureño.

Un diario con las picantes revelaciones y consejos de una ex prostituta brasileña de 21 años, que hace sólo un mes abandonó el oficio, es la mayor sensación en las librerías de Brasil y ha convertido a la novel escritora en una celebridad.

En las 172 páginas de “El dulce veneno del escorpión”, publicado por la editorial Panda Books, la autora señala que en materia sexual ya pasó por todas las experiencias posibles y cuenta con todo detalle algunas de sus relaciones con hombres, mujeres y parejas, e incluso relata una orgía en la que ella sola enfrentó a ocho hombres.

"Hoy puedo decir que ninguna fantasía me asusta pues ya hice y vi de todo. Algunas fueron un tanto extrañas, confieso", señala en su libro Bruna, una jovencita de clase media que antes de cumplir 18 años se fue de la casa paterna con la idea de ganar dinero rápido.

Fue así como fue a parar al mundo de la prostitución, actividad que ejerció en un barrio acomodado de Sao Paulo hasta el pasado 26 de octubre, cuando decidió abandonar el llamado oficio más viejo del mundo y dedicarse a su pareja, un empresario de 30 años, divorciado, que fue cliente suyo.

Coitos “enloquecedores”

"Cuando se me metió en la cabeza que la opción más fácil que tenía para sostenerme cuando saliera de la casa de mis padres sería hacer servicios sexuales, pensé: ya que voy a ser prostituta, no quiero ser una cualquiera", escribió Bruna en el "blog" que creó en internet para mantenerse en contacto con sus lectores y que diariamente recibe cerca de 15.000 visitas.

Según Bruna, en los casi tres años en que se dedicó a la prostitución, hizo más de mil servicios y agrega que aunque "en teoría puede parecer poco", en la práctica es otra cosa.

"Coitos enloquecedores, orgías, muchos hombres y mujeres diferentes por día, noches casi sin fin. Lo que puede ser excitante para muchas chicas en la efervescencia de los veinte años, para mi es rutina", escribe.

Con los recuerdos de muchas de esas experiencias y la ayuda de un periodista, Bruna armó el libro, en el que mantiene en el anonimato a sus clientes y además da consejos a las mujeres sobre cómo comportarse en la intimidad para que su hombre no se vuelva un cliente de prostitutas.

Mujeres, principales lectoras

Esas recomendaciones deben ser la causa por la cual el 80 por ciento de quienes compran "El dulce veneno del escorpión" son mujeres de entre 13 y 35 años, según una consulta informal que su editor hizo en las librerías.

Debido al éxito de ventas y al desparpajo con el que habla de sus experiencias, Bruna se ha convertido además en una invitada constante en los programas televisivos, y una revista masculina brasileña que cada año selecciona a las 100 mujeres más sexy del mundo la incluyó en su lista.

"Como 'garota de programa', gané mucho. No digo eso apenas en relación al dinero, pues también conseguí amigos", escribió en su "blog", donde dice que, a pesar de los buenos y malos momentos vividos, "fue una fase buena que guardaré en la memoria con cariño".

Tras el éxito de su primer libro Bruna pretende escribir dos más, estudiar sexología, montar un consultorio y llevar una vida normal, aunque reconoce que tendrá que enfrentar muchos prejuicios y que no será fácil reconciliarse con su familia, que está conmovida con sus andanzas.

"Hay ex prostitutas, sí. Porque también somos mujeres y por eso soñamos con una vida normal. Una vida rodeada por los hijos y por el marido", señaló en su "blog" el pasado sábado, cuando cumplió el primer mes en retiro.