Variedades

Marylin Monroe: una exposición revela la intimidad del mito


LONG BEACH, EU/AFP
“A Marilyn, espero que esto te ayude a llegar en hora. Con todo mi amor, Joe”: esta polvera dorada con un pequeño reloj en una de sus esquinas revela junto a otros objetos la intimidad de la mítica actriz de “Los hombres las prefieren rubias”.
Presentados en un museo del famoso barco Queen Mary, amarrado en el puerto de Long Beach (sur de Los Ángeles), cerca de 350 objetos que pertenecieron a la actriz, recopilados por un admirador millonario, aparecen por primera vez después de la muerte de la estrella en 1962, a la edad de 36 años.
“Marilyn era conocida por su impuntualidad y Joe DiMaggio le dio este regalo”, explica a la AFP Felton Hyche, vicepresidente de Queen Mary.
La actriz -cuyo nombre verdadero era Norma Jean Baker- se casó en 1954 en terceras nupcias con DiMaggio, un célebre jugador de béisbol, convirtiéndose en una de las parejas más glamorosas y seguidas de Hollywood. Monroe se había casado previamente a los 16 años con James E. Dougherty, un irlandés de 21 años, y luego con el escritor Robert Slatzer.
Otros objetos muestran los malentendidos del matrimonio que tan sólo duró 274 días: una raqueta de tenis que le ofreció DiMaggio a la actriz pese a ser una “jugadora espantosa”, contó Hyche. La exposición exhibe además un abrigo de visón que portaba las iniciales “MD” como “Marilyn DiMaggio” en lugar del nombre de la actriz. Según varios rumores de prensa DiMaggio no pudo soportar la celebridad de su mujer, adorada por los hombres y mujeres de la época.

Probable suicidio
Según la biógrafa Maury Allen, Joe DiMaggio había dejado su trabajo el 1 de agosto de 1962 y pretendía volver a casarse con la actriz. Pero no tuvo tiempo: Monroe -nacida en California en 1926 y ya divorciada de su cuarto marido, el dramaturgo Arthur Miller- fue hallada muerta el 5 de agosto. El informe policial calificó el suceso como probable suicidio, si bien se han barajado otras posibilidades, incluida la del asesinato.
Tres días después, Joe DiMaggio celebró el funeral en privado.
El abrigo colgado en una de las paredes del turístico barco es tan sólo uno de las costosas muestras del guardarropa de la actriz, convertida en un mito sexual. Pero además hay una bata rosa, jeans y camisas... toda la ropa aparece sin ningún tipo de protección.
“La gente se muere de ganas de tocarla, ¡hay que hacer un esfuerzo enorme para contenerlos!”, exclamó Emily Orcutt-Clenard, una de las guías de la exposición, quien reveló en voz baja uno de los secretos de la leyenda.
“Marilyn no era verdaderamente rubia, sus cabellos eran más bien de color castaño”, dijo.
Según varios reportes, fue Emmeline Snively, la primera representante de Monroe, quien aconsejó teñir el cabello de la actriz en sus primeros años de carrera.
Una sección “Marilyn íntima” muestra curiosidades de la actriz de “How to marry a millionaire”, como que le gustaba marcar su ropa interior con su nombre de manera de asegurarse que ésta no desapareciera en los estudios, cuenta Hyche.
Entre sus posesiones más personales, la exposición muestra sus alhajas, un reloj Bulova y una minúscula estatuilla de la Virgen de la que no se separaba jamás.
Fotos raras como la famosa portada desnuda de la primera edición de la revista Playboy de 1953, la de la revista “Life” del 15 de agosto de 1960 y otras adornan la exhibición de objetos -pertenecientes al empresario Robert Otto- que estará en Long Beach durante un año.