Variedades

Lleno total

Adiós al récord de los Santa Ana de los años 70... el Estadio Nacional tiene un nuevo rey

Mario Guevara

Histórico: el Estadio Nacional a toda su capacidad y... ¿quién lo logró? Juanes. No obstante la euforia llevó a que la gente ubicada en grama se volcara contra la malla de VIP y los lesionados no se hicieron esperar...
Lo que no dieron una fueron los rockeros de Malos Hábitos, quienes abrieron el concierto y que ni con su versión de Palomita Guasiruca lograron levantar el ánimo de la gente. Pero no culpamos del todo a los muchachos, la expectativa que causó el cantante colombiano pudo repercutir en el ánimo del público, que tuvo que soportar un bache de casi media hora para esperar al hombre de la “Camisa Negra”.
A las 9:05 de la noche ahí estaba... Y en efecto con un vestuario negro entonando “Sueños”, la canción número tres de su disco “Mi sangre”. Luego le siguieron “La paga” y muchos cambios de ropas.
¿El escenario? Sencillamente espectacular. Digno del ganador de tantos premios. Un escenario que con muchas luces, imitaba la forma de uno de los tatuajes del cantante.
Un público de aproximadamente 25 mil personas colmó las gradas y terreno del Estadio Nacional. Las filas en los baños eran interminables. Lesionados, desmayados y eufóricos serán contabilizados hasta hoy, pero la experiencia de un concierto de esta magnitud no se olvidará así nomás. Mañana le contaremos más sobre detalles de este espectacular concierto.
Regresa en octubre de 2006
Eunice Shade
Casi al mediodía apareció Juanes en la sala de conferencias destinada del Hotel Intercontinental Metrocentro. Vestido alternativo y con sus rosarios cayéndole al pecho.
Sus fans no se quedaron atrás con la vestimenta, también alternativa. El local estaba full de gente, había más invitados y curiosos que periodistas. En ninguna conferencia de prensa se han visto tantas cámaras y flashes, tantas manos y voces.
Los medios y los que estaban ahí por ser amigos de algún patrocinador, estaban encima de Juanes, a quien casi ni se le escuchaba hablar. Muchas personas tenían sus celulares “postmodernos” levantados y le tomaban fotos al artista. Y las muchachas, vestidas al estilo presentadora de MTV o Telehit gritaban: “Juanes te amo”, “Qué bello Juanes”, “¡Juanes, Juanes por favor!”, “Un autógrafo”, “Es bbppello”.
Una persona normal
En síntesis, Juanes respondió a las pocas preguntas que se le hicieron y en el fondo el mensaje era el mismo: lo que siempre ha dicho, que es una persona normal, que tiene sentimientos, que espera que todo salga bien, que quiere ser recordado por sus canciones. Agradecimientos, sonrisas y firmas de autógrafos a aquellos atreviditos que dejando a un lado la vergüenza se lo pedían a gritos: ¡¡Juanes un autógrafo!! Un garabatillo de Juanes y listo...
El tiempo llegaba a su final. Se escuchaban “¡shh!”, “¡shhh!” “¡Silencio!”, “¡dejen oír!”, y la masa de gente se movía levemente hacia atrás, pero nuevamente se acercaba al artista que estaba detrás de una mesa rectangular, mantel blanco, sentado al lado de Armando Zúñiga, promotor del concierto.
Juanes fue declarado huésped distinguido, escuchamos desde atrás. Alexis Argüello no pudo asistir y delegó la responsabilidad en otro.
Detrás de una cámara de video pudimos ver cuando el artista se despedía y se iba por la misma puerta donde entró, situada exactamente detrás de él.
Pero el cuento no termina aquí. Inmediatamente Juanes se trasladó a otro salón en donde se reunió a puerta cerrada con Avil Ramírez, Ministro de Defensa; Eduardo Valcárcel, del BID; general Ramón Calderón; Melba Martínez, Embajadora de Colombia, y Juan Umaña, Secretario Técnico de la Comisión Nacional de desminado.
Por fin salió Juanes de la reunión, lo esperaba un grupo con menos gente que en la conferencia de prensa. Nuevamente se oyeron gritos y alboroto. A algunos fotógrafos se les hacía difícil tomar sus fotos con tantas manos levantadas y con tanto remolino.
“¡Lo toqué, toqué a Juanes!”, gritaba una chica. Juanes firmó algunos autógrafos y se retiró despidiéndose.
Nos vemos el próximo año
Después salieron los otros. Y Avil Ramírez fue interceptado por los medios.
“Colombia vive una guerra, Juanes ha demostrado su espíritu humanitario y hemos acordado que regresará en octubre del año que viene a ofrecer un concierto junto a otros artistas de su talla. Los fondos serán en beneficio de las víctimas de las minas”, declaró Avil Ramírez, al salir de la reunión con Juanes. “Resta destruir el 80% de las minas en Nicaragua. Estamos hablando de 18 mil minas”.