Variedades

“Es gordita y llorona”

Los Reyes de España muestran su alegría por la llegada de la hija de los príncipes, su séptimo nieto

Madrid/EL PAÍS
Poco después de las doce y media del mediodía del lunes, los Reyes de España llegaron a la clínica Ruber Internacional para conocer a la primera hija de los Príncipes de Asturias, su séptimo nieto. Tras permanecer más de una hora en la habitación número 10 del centro hospitalario, que es donde se encuentra ingresada doña Letizia y la pequeña Leonor, los felices abuelos desvelaron los primeros secretos de la pequeña. “Es gordita, redondita y llorona”, contó doña Sofía con una amplia sonrisa. Don Juan Carlos a su lado corroboró las palabras de la reina.
- ¿A quién se parece la pequeña Majestades?
- “No sabría decirlo, tiene una mezcla de los dos. Su cabello es castaño”, contó la Reina. “Yo no sé, cuando son tan pequeños es difícil establecer los parecidos. Es muy pronto”, opinó el Rey.
Don Juan Carlos considera “precioso” el nombre elegido por los príncipes para su primera hija. “Me encanta”, añadió la Reina. Ambos confesaron que la elección de Leonor era todo en secreto. “Lo tenían muy bien guardado”.
Al preguntarle al Rey cuál creía que era el motivo de la elección de este nombre para la infanta de España, respondió: “Será por que les habrá gustado, aunque también ha habido muchas reinas de Aragón, Navarra y Portugal que se han llamado así”.
Los Reyes de España también insistieron en que ellos desconocieron durante el embarazo de doña Letizia el sexo del bebé. “No sabíamos nada, ni ellos tampoco”, desveló el Rey. “Yo he perdido una apuesta”, apostilló la Reina.
Durante la pasada entrega de los premios Príncipes de Asturias se supo que doña Sofía en una de las recepciones a la que asistieron los premiados confesó que ella tenía la “intuición” de que se trataba de un niño. Esta confesión desató todo los rumores y en los últimos días de embarazo aumentaron la creencia general de que se trataba de un niño. Para los reyes de España, Leonor es su séptimo nieto, y la tercera niña. Niñas son las dos hijas menores de las infantas Elena y Cristina. Victoria Federica se llama la pequeña de los duques de Lugo e Irene, la de los duques de Palma de Mallorca.
- ¿Saben sus otros nietos que tienen una nueva prima?
- “Sí, están encantados todos y deseando conocerla”, contó la Reina.
Doña Sofía desveló que el nacimiento de Leonor ha pillado por sorpresa a toda la familia. Los reyes de España se encontraban en el palacio de La Zarzuela cuando la Princesa ingresó en la clínica Ruber Internacional a las 20.30 horas, pero las infantas estaban fuera de Madrid. Doña Elena y Jaime de Marichalar estaban pasando con sus hijos, Felipe y Victoria, el puente en Soria donde el duque de Lugo tiene una casa familiar. Doña Cristina e Iñaki Urdangarín con sus cuatro hijos estaban en Barcelona. Un portavoz de la Casa del Rey explicó que la visita de las infantas se espera para hoy.
Los Reyes contaron también a las puertas de la clínica Ruber tras conocer a su nieta, que los príncipes de Asturias no habían decidido todavía la fecha del bautismo ni quiénes serán los padrinos de Leonor. “Nos sabemos nada. Son ellos los que tienen que decidir”.
Reunión familiar
Los Reyes coincidieron en la clínica Ruber internacional con la madre de la princesa, Paloma Rocasolano. También con el padre Jesús Ortiz y su segunda esposa, que llegaron al centro médico acompañados por la abuela paterna Menchu del Valle que se desplazó el pasado viernes a Madrid para aguardar el nacimiento de su biznieta. Cuando toda la familia estaba reunida en torno a los Príncipes y a su pequeña hija, llegó el presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero y su esposa Sonsoles Espinosa. Al matrimonio Zapatero le une una cordial relación con don Felipe y doña Letizia.
El Rey abandonó la Clínica en un coche oficial, mientras que la Reina entró de nuevo en el centro hospitalario para seguir acompañando a los Príncipes. Doña Sofía almorzó en una de las habitaciones contiguas a la que ocupa doña Letizia con su hijo. Don Felipe no ha abandonado el centro médico desde que la Princesa ingresó para dar a luz. “Está feliz y no quiere perderse nada. Se ha traído todas sus cosas y no tiene planes para marcharse”, explicó un portavoz de la Casa del Rey.