Variedades

"Oliver Twist", una película para hacer pensar a los niños


Roma/EFE -El director de cine Roman Polanski presentó en Roma su nueva película "Oliver Twist", una cinta en la que huye de la acción trepidante que abunda en el cine actual y con la que quiere hacer pensar a los niños y que deje algo en sus corazones.
Polanski, de 72 años, indicó, en una rueda de prensa que su "Oliver Twist", basado en la obra de Charles Dickens, es una película para público joven: para chicos de nueve a 99 años
El director de cine aseguró que quería hacer algo sin explosiones, sin espadas láser, sin efectos especiales, "que hiciera pensar a los chicos y le diese algo a su corazón".
Aunque en la película Polanski recurre también a los efectos especiales, el director aseguró que no los lanza contra la cara del público.
La vida de Twist es "muy actual", aseguró Polanski, quien recordó que hoy en día muchos niños viven lo mismo que pasaba en las calles de Londres hace dos siglos, cuando miles de personas llegan a esa ciudad sin medios para intentando sobrevivir.
La película está ambienta en el Londres del siglo XIX y cuenta la historia del pequeño Twist, escapado de un orfanato que se une a un grupo de ladronzuelos de la calle.
Polanski también vivió una infancia difícil, hijo de familia judía, que en 1937 fue encerrada en el gueto de Varsovia, del que pudo huir, consiguiendo salvarse.
El ganador de un Oscar por "El pianista", aseguró que hay muchos elementos en el libro en los que ha encontrado "cosas que he vivido cuando era joven", si bien aseguró que ese no fue el motivo que le llevó a rodar su nueva película.
Polanski se acercó a la novela de Dickens tras haber visto de niño la película "Grandes esperanzas", de David Lean, y en aquella época, al leer el libro, se sintió "muy identificado con ese personaje".
Sin embargo, la idea de plasmar la historia en cine le llegó tras ver un musical en el que se cambiaba completamente la atmósfera de la novela, es decir, donde todo es feliz y alegre.
Polanski consideró que su película es muy fiel al libro de Dickens, con las atmósferas de sabor barroco del Londres del siglo XIX, la ironía propia del escritor y la inocencia a toda prueba del pequeño huérfano.
El director aseguró que su "Oliver Twist no es un anti Harry Potter" porque "también se necesita" del pequeño aprendiz de mago, "hace falta todo para que el mundo sea completo".
La película de Polanski, una coproducción de Italia, Francia, Reino Unido y Checoslovaquia, fue rodada en su totalidad en Praga, donde se han reconstruido los ambientes victorianos descritos en el libro.