Variedades

Consolidan a Gastón

SEGUNDA ENTREGA

— —

Ven a mi vida con amor,;


que no pienso nunca en nadie más que en ti.;


Ven te lo ruego por favor,;


te adoraré.;


;
Cómo me falta tu querer,;


si un instante separado estoy de ti.;


Ven te lo ruego por favor,;


que esperándote estoy;


;
Sólo una vez platicamos tu y yo,;


y enamorados quedamos.;


Nunca creímos amarnos al fin,;


con tanta Sinceridad;


;


Pero no tardes mucho por favor,;


que la vida es de minutos nada más.;


Y la esperanza de los dos,;


es la Sinceridad.;


;


La década de 1950 consolidó su madurez artística. En ella alcanzó insospechados triunfos como compositor continental. Detalle curioso: primero escribía las letras, luego ponía la música que sólo él oía. Viajó por Centroamérica, Panamá, México, Colombia, Venezuela y los Estados Unidos. En 1954 actuando en Caracas para la Billo’s Caracas Boys, su cantante Miguel Briceńo le grabó la primera gran pieza, Noche en Diciembre, aunque en el disco aparece en vez de autor las iniciales D.R., equivalente a Derechos Reservados. Quizás no pertenecía a la asociación de autores venezolanos o simplemente hizo arreglos bajo la mesa con Billo Frómeta, el dueńo y director de la agrupación.;


Hay diversas anécdotas acerca de la primera gran grabación por Lucho Gatica y el trío chileno Los Peregrinos de su más conocida canción, el bolerazo Sinceridad. Unos aseguran fue Pedro Vargas, que pasando por Nicaragua la incluyó en su repertorio y al cantarla en Panamá, Lucho la tomó. La misma historia se repite pero con la también cantante mexicana, Eva Garza. Lo cierto es, Gatica, un cantante en ebullición y con cierto nombre en algunos países de Sur América, llegó con ella a La Habana, alcanzando de inmediato inesperada popularidad en la estación Radio Progreso para la que llegó contratado. Sucedió en 1955, en la misma época de su gran competidor, Alfredo Sadel. Fueron los artistas extranjeros del ańo, Lucho con Sinceridad y Sadel cantando Damisela encantadora de Ernesto Lecuona.;


El destino los envió ya famosos en ese mismo ańo a México. Allí, ambos sobresalieron, grabaron discos, aparecieron en películas, hicieron teatros, cabarets, recorrieron el país y ganaron buen dinero. En Cuba grabaron Sinceridad, Orlando Vallejo y el trío de Luisito Plá, Orquesta Románticos de Cuba, y Bienvenido Granda, sospecho con el Conjunto Casino. En México, Los Tres Diamantes, la puertorriqueńa de Nueva York Virginia López y otro tantos más. ;


La peruana María Marta Sierra Lima la tiene incluida en disco titulado Símbolo de amor. Roberto Casas en su LP distinguido como Piano mágico en Centroamérica. Aquí en Nicaragua hay una versión del colombiano hoy nicaragüense César Andrade, que es hermosa y otra por la brasilera Sadia Silú. La Camerata Bach recientemente la ofreció en su último compacto de boleros nacionales. Hay versiones nacionales en guitarras y todo cantante importante, hombre o mujer, igualmente la han registrado. ;


Y continuaron los éxitos: Infiel, eres tú; María Adelina, dedicada a María Adelina Recalde, Reina de los Chicos de la Prensa, cuya versión con el Trío Monimbó incluye un solo de trompeta del mismo Gastón; Tu mirada, Silencio de amor, Romance, Dame un beso más, cantada por René Tercero; Catalina, una guaracha dedicada a dońa Catalina, esposa de Moncho Bonilla; el cha-cha-cha Yo no creo en Gagarín, espectacular con la orquesta de Raúl Trańa Ocampo e inolvidable en la versión de Los Solistas del Terraza, y unos cuantos más.;


En Nueva York, Estados Unidos, participó en una competencia por el mejor trompetista y ganó. Entre los premios obtuvo una reliquia de trompeta, de gran calidad, de plata, aunque me inclino por una aleación de este metal por motivos de sonoridad, de todas maneras, excepcional. Con ella siempre actuó en nuestro país y cazaba la atención por su hermosura y los toques de ella emanados. Esta joya existe, me temo fuera del país. También admiró por su versatilidad como compositor. Es dueńo de boleros, sones de toro, sones nica, cha-cha-chas, corridos y unos cuantos géneros más.;


En 1957, desposó a Blanca Isabel González Argüello de 15 ańos, su única esposa. Ella es natural de La Libertad en Chontales y prima del campeón Alexis Argüello. Primero lo hicieron por civil y luego por lo católico en la Iglesia del Calvario. Blanca Isabel vive en Ciudad Sandino, en la zona 4. Carece de grandes recursos económicos pero vive bien, con dignidad. Está casada de nuevo y tiene dos hijas del segundo matrimonio. De Gastón, como contraparte, engendró dos hijos varones, Rafael Gastón, el mayor, que vive en Estados Unidos y Manuel, residente en Managua. Ninguno es músico. Dejó una hija en Venezuela, anónima. También tiene Oreja de Burro un hermano de padre en Managua, de gran parecido físico, cuya identidad también es desconocida. Estuvo presente en la vela y entierro del maestro. Se identificó ante los dolientes.;


Gastón falleció en Managua, sector de Altagracia, el 4 de febrero de 1962, en su modesta casa habitación, localizada en la cuartería de la Colonia Mendoza, del Colegio Manuel Mongalo media cuadra al Sur, dos arriba. Lo velaron por el Calvario, en la casa de Abraham Sánchez, su gran amigo, protector y maestro de marimba, misma también de la Marimba Estudiantil. Lo enterraron al día siguiente, el 5. Está sepultado en el Cementerio General de Managua. Su lote de 2.5x1.20 metros está identificado como el No. 44 del grupo 50, tercera clase, título No. 1840. Los actos fúnebres, aunque sencillos, contaron con gran público de músicos, compositores y admiradores.;


Murió de cirrosis hepática. La vida disipada entre música y extrema bohemia le pasó recibo. Pasó por una larga agonía. La familia en deseos de mantenerlo con vida, siguieron instrucciones de su médico de cabecera, Dr. Carlos Castillo Alemán, de suministrarle licor con bastante frecuencia hasta que su maltratado hígado dijo basta. Según relata su viuda, su piel había adquirido un color verdusco, característica común entre aquellos severamente dańados. Lucía muy grande a causa de la protuberancia abdominal, además siempre fue un hombre robusto, de buena estatura y hasta gordito. Tenía tan solo 46 ańos.;


Anteriormente escribí que su trompeta de plata existe, pues bien, días antes de morir la entregó al hijo de don Abraham Sánchez, del mismo nombre y también músico, junto a un sinnúmero de pentagramas, en el entendido de guardar el instrumento, obra musical y esfuerzos de difusión. Sánchez hijo, a decir de la viuda, vive en Tokio, Japón, y no han recibido noticias en todos estos ańos. Ojalá estos tesoros los podamos algún día disfrutar, quizás incluya genialidades por conocer. Espero este escrito llegue a sus manos o descendientes con la esperanza de conocer esas hojas escritas con notaciones o símbolos sobresalientes de la escala musical, aunque impresos por otros. Gastón no escribió ni leyó música. Esperemos tener suerte, porque la fe aquí está.;


(Mańana: tercera entrega y final)