Variedades

Linda Wong-Valle o la dialéctica del caos


— Helena Ramos —

Linda Wong-Valle (Managua, 1958) es un caso clásico de escritora;
marginal. No es que fuera hurańa y huyera de la publicidad, todo;
lo contrario; es una exitosa organizadora de recitales, tanto en;
Nicaragua como en el extranjero, y ha sido entrevistada por los;
medios informativos -END incluido- en más de una ocasión. Además,;
desde 1979 ha publicado cinco poemarios: "Del alma al tálamo",;
"Temblor", "Postre", "Besos" y, recientemente, "Emociones";
(2002). No tienen cantidad de páginas requerida para llegar a;
libros, son folletos de formato un tanto inusual, algunos;
diseńados e ilustrados manualmente por la propia autora, no por;
las ganas de ostentar su originalidad sino por falta de medios;
económicos y de facultad para gestionar la publicación de un;
volumen más convencional.;


A pesar de su larga trayectoria, Wong-Valle continúa al margen;
de la literatura, y es vista más bien como un caso curioso de;
nińa bien devenida enfant terrible. Parece que su dramática-;
cuando no trágica- biografía ha eclipsado su obra; ninguna de las;
dos se ajusta al canon y a menudo tuercen el cuello a la lógica;
y a las buenas costumbres, creando un caos con marca propia, a;
ratos divertido pero las más veces angustiante. ;


Una de las características más peculiares de la escritora es;
haber vuelto "materia para la poesía" sus experiencias de adicta,;
tanto en actividad como en recuperación, en la cual ella se;
aferra a su fe cristiana. En cuanto a la temática, ella se;
hermana -claro está, guardando las distancias- con escritores tan;
notables como Thomas de Quincey (1785-1859), William Burroughs;
(1914-1997), Alexander Trocchi (1925-1984) y Venedikt Yeroféiev;
(1938-1996) -la lista podría alargarse- que reflejaron en sus;
obras la espesa y sangrante cotidianidad de drogadictos o;
alcohólicos. ;


LAS CARENCIAS;


Las carencias de los poemas y cuentos de Wong-Valle son obvias;;
le falta el sentido crítico, la capacidad de acendrar el texto,;
de permitir a éste desojarse, sacudir los ripios, los traspiés;
retóricos, las largores superfluos... Se nota que ha leído sin;
sistema y que el ámbito bohemio en que se había desenvuelto;
durante una gran parte de su vida no favoreció su formación;
académica (Wong-Valle ha estudiado Letras y Filosofía, pero no;
ha concluido ninguna de las carreras).;


Sin embargo, aun con todos estos defectos es una autora;
atrayente, con voz propia y conciencia de oficio. Su estilo;
incorpora tanto el léxico libresco como el argot, y ella los;
junta y choca a su gusto y antojo, creando imágenes súbitas cual;
estallidos. Posee un humor corrosivo y no tiene pelos en la;
lengua, a no ser aquellos que le quedaron pegados como sobregusto;
de uno de sus poemas más interesantes y originales, "¿Qué tienen;
que ver los pelos con el amor?".;
;
Lamentablemente, suele distribuir sus poemario sólo entre las;
amistades, y ha publicado muy poco en las revistas culturales.;


Ojalá se decida a editar un libro que recoja lo mejor logrado de;
su obra, que la coloque por fin en nuestro mapa literario, algo;
a lo cual hace tiempo tiene derecho.;