Variedades

La CNIC trabaja con las uńas


— Helena Ramos —

La palabra Ťuniversidadť tiene la misma raíz que Ťuniversoť. O sea, no es únicamente una institución o empresa dedicada a fabricar personas con títulos de educación superior. Por naturaleza, tiene un fuerte componente cultural, y no es casual que muchos artistas descubren o afianzan su vocación precisamente en la universidad.;


Esta faceta tradicional de alma mater tiene en la actualidad un soporte administrativo: las extensiones o departamentos de cultura, instancias están agrupadas en la Comisión Nicaragüense Interuniversitaria de Cultura (CNIC).;


Según Gloria Bacon, coordinadora del CNIC y destacada bailarina, actualmente en Nicaragua existen 10 universidades estatales, más 29 privadas autorizadas por el Consejo Nacional de Universidades (CNU), pero muy pocas de estas últimas tienen departamentos de cultura. ;


ŤMuchas no tienen capacidad ni prestan condiciones porque son lo que se dice universidades de garaje; además, la cultura no está entre sus prioridadesť, puntualizó Bacon. No obstante, destacó que la UNICA y la UAM -que forman parte de la CNIC- sí están haciendo un trabajo muy activo e interesante.;


La Universidad de Ciencias Comerciales (UCC) también estaba integrada a la Comisión, pero en el 2001 se retiró y cerró su Departamento de Cultura. A pesar de ello, está desarrollando muchas actividades culturales. Para Gloria Bacon, la UCC es Ťtodo un fenómenoť.;


Y éste no es el único caso del cierre de la sección cultural: otra universidad que tomó la misma medida es nada menos que la UCA. Aunque eso no significa que sus estudiantes vayan a abandonar automáticamente sus actividades culturales, no deja de ser una mala seńal: transmite el mensaje de que la cultura es algo personal, individual -¿o prescindible?- que no tiene por qué contar con el apoyo institucional. Y los derechos culturales, ¿dónde quedan?;


UNA GRAN LABOR CON POCO DINERO;


La CNIC tiene un presupuesto que le asigna el CNU: alrededor de 96 mil córdobas al ańo. Tomando en consideración la cantidad de universidades y de actividades culturales que éstas desarrollan -que, según el criterio de Gloria Bacon, no reciben de los medios de comunicación la cobertura que se merecen- es poco dinero, que se usa antes que todo para asegurar la logística (papelería, traslado de equipos, premios, etc.) ;


Las universidades privadas que deseen participar en la CNIC tienen que aportar unos 10 mil córdobas anuales. ;


A partir del 2003 la Comisión va a convocar a todas las universidades privadas para que participen en los certámenes interuniversitarios, pero tendrían que pagar la suscripción, que no será tan cuantiosa para ahuyentar a los interesados en demostrar sus talentos.;


La Coordinadora de la CNIC insistió en que las actividades artísticas de los universitarios tienen un nivel de calidad estética muy estimable, pero que los jóvenes talentos necesitan mayor proyección, pero a menudo pasan desapercibidos porque toda la atención está concentrada en unos pocos artistas nacionales ya consagrados o en la farándula internacional.