Sucesos

Abandona al marido para ir a trabajar


— —

No hay despedida agradable. Menos cuando se va el ser que;
inspira el vivir. Don Antonio Vado Martínez puede dar cuenta;
de ello, pues hace dos semanas se le fue su esposa, dońa María;
José Delgado Castillo, sin motivos aparentes, y con sólo una;
triste carta como excusa, escrita en una página de una agenda;
dedicada al mes de mayo. ;
;
"Querido Antonio: le voy a dar una solución a tus problemas;
(...) voy a trabajar (...) siento que soy inútil. Te veo que;
trabajás sin descanso, y yo sólo problemas te he traído", dice;
parte de la carta de dońa María José, Técnica en Laboratorio;
Clínico, y casada desde hace tres ańos con don Antonio. ;
;
Desde que se casó dońa María José se ha dedicado a su casa. No;
ha trabajado, y eso ha sido sinónimo de disputas con su;
marido, don Antonio, que le prometió mantenerla (cuando se;
casaron por la Iglesia Evangélica), con su trabajo de vendedor;
de periódicos. ;


"Una vez me dijiste que sólo con mi partida solucionarías tus;
problemas, y decidí irme porque creo es lo mejor. Sé que sos;
una persona muy buena, y yo una ingrata pues tú me ofreces;
todo lo que otras mujeres desean", dice la carta en la que;
dońa María José deja constancia de que don Antonio le ha dado;
carińo, mimos, y atenciones.;


"Espero en Dios que no olvidés tus promesas con la iglesia y;
perdóname por ser desconsiderada. Te quiero mucho", dice la;
carta, que cierra con una Post Data en la que dońa María José;
pide que le desée suerte, y con la sincera frase de: "te debo;
mucho más de lo que me has dado". ;


Eso tiene muy confundido a don Antonio. "Es que si me dice;
todo eso, quiere decir que no había motivos para que se;
fuera", dice don Antonio, ahora dedicado también a la venta de;
raspados, al cuido de la casa (pues no tiene hijos), y desde;
hace dos semanas a buscar a dońa María José. ;
;
A ella, don Antonio la ha buscado por varias partes de;
Managua. La respuesta ha sido la misma. No saben nada. Mucho;
menos una hija de ella que vive en el barrio Cristo del;
Rosario. ;


Don Antonio, en el extremo de la preocupación, le pide que;
vuelva. "Necesito hablar con ella", dice tras prometer que si;
vuelve, y desea trabajar que lo haga. "Si quiere sentirse útil;
pues que lo haga", dice. ;


Dońa María José es una morena lavada, de 35 ańos, cabello;
crespo suelto, bajita y de complexión recia. Cualquier;
información de ella, don Antonio dice pueden enviarla a la;
Iglesia Monte de Sión, ubicada del tope sur de la Rotonda de;
Bello Horizonte, dos cuadras arriba.