Sucesos

Muerte de "La Gata" liberó a su familia


— MOISES GONZALEZ SILVA —

En otras circunstancias, Gloria de los Angeles Lara García;
estaría llorando como una Magdalena la muerte de su marido.;
Pero no es así, porque esta mujer durante diez ańos soportó;
los maltratos y brutalidades del criminal Ramón Isidro Reyes;
Zapata, famoso en el bajo mundo por su mote de "La Gata;
Marina", quien el fin de semana fue ultimado por un hombre de;
sesenta ańos que se resistió a un robo.;


Gloria dice que no enviudó, sino que se ha liberado de "un;
infierno" que vivía cada día que su hombre llegaba a la casa,;
y ella, al igual que sus hijos, tenían el mismo sufrimiento.;


Afirma que nunca supo qué hacía Ramón Isidro con las cosas que;
robaba, tampoco qué fin tenía el dinero producto de los;
atracos que cometía, porque ella siempre ha vivido en la;
desgracia, "a veces ni para comer teníamos, mientras él andaba;
siempre en sus borracheras", agrega.;


Al siguente día de la vela de "La Gata", se aparecieron en la;
casa un grupo de prostitutas de las que venden sus servicios;
sexuales cerca de Reynaldo Hernández, y una de ellas lloraba;
desconsolada, diciendo que era su "querida". ;


"No me molestó que esa mujer dijera que tenía relaciones con;
Ramón Isidro, porque ahora me siento por fin libre de;
semejante calańa", expresa Gloria.;


Al presentar su declaración en el Distrito Tres de la Policía,;
Gloria mencionó que el hombre que ultimó a "La Gata Marina";
escapó a bordo de la camioneta color verde, con vidrios;
polarizados, que conducía su yerno Simón Pedro Trejos, el;
chofer de Monseńor Bosco Vivas Robelo.;


Aseveró que el mismo homicida mató a otra persona en León, de;
la misma forma, y que andaba huyendo en Managua, por lo que;
pidió a las autoridades que investiguen a este hombre,;
refiriéndose al autor de la muerte de Reyes Zapata.;


Lara García dice que no sabe lo que es el verdadero amor de un;
hombre, porque recuerda que en la última agresión que le hizo;
el hoy desaparecido "Gata Marina", fue un golpe directo en su;
boca el que le desprendió un diente y le partió el labio;
superior.;


"No tengo una sola parte del cuerpo que no esté marcada por;
este salvaje delincuente que sólo la muerte podía castigar y;
frenar", expresó melancólica la mujer.