Sucesos

"Pelea del Milenio" acabó en las calles


— LIZBETH GARCIA —

No hubo premios, porque no era una pelea de campeonato, pero;
si golpes que recibió un patrullero de la Ajax Delgado que;
decidió llevar este lunes ante el juez a los que supuestamente;
"lo noquearon" frente al bar Conchas Negras, la noche del;
sábado.;


Pero los supuestos agresores, los hermanos Allan Enrique, de;
22 ańos y Alejandro Antonio Wasmer Herrera de 34 ańos, por;
medio de sus familiares recurrieron al Centro Nicaragüense de;
Derechos Humanos (CENIDH) y a la Oficina de Asuntos Internos;
de la Policía Nacional.;


Exigen que prevalezca la justicia y la imparcialidad policial;
en el caso por lo que esperan que los "violentos oficiales";
sean castigados, indicaron sus familiares al explicar que los;
dos detenidos no andaban armando pleitos, sino celebrando un;
cumpleańos en una discotheque de la llamada Zona Rosa.;


AGREDIDOS SON LOS ACUSADOS;


Melba Herrera, la madre de los dos jóvenes que guardan prisión;
en la Estación Cinco, considera que sus hijos no pueden ser;
procesados como criminales, puesto que "los agredidos fueron;
ellos", por lo que aseguró que los que investigaron el caso se;
parcializaron a favor de los patrulleros.;


Según la versión que el patrullero Carlos Alberto Castillo;
Marenco brindó a la Policía del Distrito Cinco, él llegó a la;
Zona Rosa en compańía de otros cuatro policías más, para;
verificar si en realidad había un pleito, como les informaron.;


Cuando trataron de poner manos arriba y contra la pared a los;
supuestos "pleitistas", los hermanos Wasmer Herrera, para;
registrarlos, un grupo de mujeres se acercó a decirles que no;
se llevaran detenidos a los dos hombres "por gusto". ;


El oficial les contestó que ese era un procedimiento rutinario;
y que no se preocuparan, porque después sólo les iban a llamar;
la atención a los dos hombres, pero entonces uno de ellos,;
Allan supuestamente, se le lanzó encima para golpear a otro;
policía.;


CARTERAZOS Y CHINELAZOS;


Seguidamente las mujeres se lanzaron en contra del resto de ;
policías dándoles golpes, carterazos y chinelazos y fue;
entonces, según la versión de Castillo, que Alejandro;
intervino en la trifulca para darle, al mejor estilo De la;
Hoya, un "derechazo" en el pómulo izquierdo del rostro que le;
provocó una herida.;


Pero dońa Melba aseguró que las esposas no se lanzaron a;
golpearlos, sino a tratar de evitar que golpearan a sus;
maridos, lo que provocó que una de ellas le hiciera un rasguńo;
accidental a un policía, en tanto que otra mordió a otro;
agente.;


Walter Wasmer Herrera, quien se presentó al lugar de los;
hechos para tratar de mediar en el pleito, denunció que;
recibió varios golpes en la espalda y piernas cuando interrogó;
por qué iban a detener a sus hermanos.;


"Cada vez que preguntaba me daban un cachiporrazo", agregó;
Walter, al explicar que interpuso la denuncia en el mismo;
Distrito Cinco, pero su caso no fue enviado a los tribunales,;
ante los cuales fueron puestos sus hermanos el lunes pasado.;


En la declaración que Alejandro brindó ahí ese lunes, explicó;
que todo comenzó porque los detuvieron "sin motivo", pues no;
estaban haciendo ningún tipo de escándalo. ;


Por su parte Allan declaró en el Juzgado Séptimo de Distrito;
del Crimen, donde al igual que su hermano está siendo;
procesado por lesiones y atentar contra la autoridad y sus;
agentes, que fueron los policías los que crearon problemas,;
"porque el problema era entre mi esposa y yo".;


El oficial Castillo dijo que los acusados andaban en estado de;
ebriedad al momento de los hechos, pero una de las testigos y;
amiga de los precesados, declaró que "apenas" se habían tomado;
dos tragos de ron y que fueron los policías los que llegaron;
violentamente.;


Allan seńaló como sus "brutales agresores" a tres policías,;
entre los que se encontraba Castillo, en tanto que Alejandro;
indicó que fue pateado.