Sucesos

Enfermo de cáncer agradece solidaridad


— KARLA CASTILLO —

El joven Marlon Rodríguez Espinoza ha recibido el más hermoso;
gesto de solidaridad de amigos y personas que conocieron su;
caso por este periódico: el medicamento que está combatiendo;
el extrańo tipo de cáncer que padece. ;


A comienzos de este mes, a través de estas páginas, Marlon, de;
18 ańos de edad, hizo un dramático llamado a las personas que;
supieran dónde encontrar los fármacos Dacarbazina DTIC de 200;
mg., Cselciblastina de 50 mg. y Endoxan, porque su familia;
había agotado las vías para localizarlos.;


El jovencito hasta hace dos meses estudiaba y llevaba una vida;
normal. Fue a raíz de un resfrío común que se le inflamó un;
ganglio en el cuello y luego, de los párpados del ojo derecho,;
le brotó una extrańa masa rojiza que le apartó el globo;
ocular. Se trata, según un diagnóstico confirmado, de un;
rabdomiosarcoma alveolar, ubicado detrás del ojo. ;


Sus hermanos y padres unieron esfuerzos económicos y los;
vecinos que lo vieron nacer y crecer en la colonia Rubén Darío;
iniciaron una cruzada de recolección de dinero, para;
contribuir al tratamiento de Marlon. ;


Luego de la publicación de su caso, el muchacho recibió;
llamadas de personas que han tenido familiares enfermos del;
mismo tipo de cáncer, las que daban direcciones de farmacias,;
en donde en efecto se encontraban algunos medicamentos, hasta;
que por fin se logró adquirir los tres que necesita Marlon. ;


VIENE MEDICINA DE SUECIA;


Un nicaragüense que está viviendo en Suecia, el ingeniero;
Telémaco Talavera, ofreció enviar por correo una parte del;
tratamiento, el cual aún no llega, porque viene por correo;
desde aquel lejano país, según ha sabido dońa Vilma Espinoza,;
madre de Marlon.;


Ayer visitamos en su casa a un más optimista Marlon, quien nos;
mostró los efectos de la primera aplicación del medicamento.;
Su ojo derecho luce más del cincuenta por ciento desinflamado;
y según sus propias palabras, ya puede ver a través de él. ;


Su mamá, con la esperanza dibujada en su rostro, dijo que el;
oncólogo que trata a Marlon le aclaró que la primera;
aplicación del medicamento no sería para curarlo, sino para;
detener el avance de la enfermedad. ;


"Pero yo le pedí el milagro al Divino Nińo y me trajeron la;
imagen que anda peregrinando. Aquí la tuve nueve días y le;
hice su novenario, por eso tengo fe de que mi hijo se va a;
sanar", exclama la madre. ;


El joven enfermo detalla que le aplicaron el medicamento en;
forma de suero y que sintió que el cuerpo se le quemaba, a la;
vez que sufría de náuseas y debilitamiento general. Pero al;
día siguiente se despertó más fuerte y con el ojo menos;
inflamado. ;


Marlon está más que agradecido de sus vecinos, de EL NUEVO;
DIARIO y de las personas que lo contactaron después que se;
publicó su caso. Ahora les pide que no lo olviden y que;
continúen apoyando su tratamiento.