Sucesos

Exculpan a ciclista en caso de futbolista


— LIZBETH GARCIA —

Tras casi un mes de vida vegetativa, el estado del futbolista Juan Carlos Calderón sigue siendo grave. Permanece en el hospital Lenín Fonseca, hasta donde llegaron los médicos forenses para determinar si la lesión que éste presenta fue provocada por un golpe con una estructura sólida.;


El deportista de 31 ańos de edad fue valorado el pasado primero de septiembre por el forense Patricio Solís, quien indicó en su dictamen que la lesión contusa que el joven presenta en la cabeza fue Ťcausada por trauma directo con una estructura sólidať. ;


El caso de Calderón tomó notoriedad cuando la madre de este, Catalina Quintana, aseguró que su hijo presuntamente había sido víctima de una agresión criminal, puesto que presentaba varios golpes en la cabeza, que según ella le fueron propinados a su hijo, probablemente con un garrote. ;


POLICIA ARGUMENTA ACCIDENTE;


No obstante, la Policía, al remitir los resultados de sus investigaciones a los tribunales, aseguró que los golpes que Calderón presentaba en la cabeza tenían su origen en un accidente de tránsito del cual habría sido víctima el futbolista, al ser arrollado por una bicicleta, el pasado 22 de agosto.;


Sin embargo, el juicio por este supuesto accidente de tránsito terminó favoreciendo al joven Leonardo López Sánchez, quien declaró que bajo los efectos de varias cervezas que se había tomado, atropelló a un transeúnte que se cruzó la vía imprudentemente. ;


El ciclista perdió el sentido por el golpe y no pudo ver de cerca a la víctima, por lo que la familia de Calderón siempre dudó de que fuera él quien causó la tragedia y tampoco lo acusó. ;


VIGILANTE Y EX AMIGA;


Pero ahora el caso se trasladó del Juzgado Quinto Local del Crimen de Managua al Quinto de Distrito, tipificado como lesiones, por el cual se acusa a dos personas, un vigilante de Jardines de Veracruz y la ex amiga del futbolista.;


Estos fueron seńalados en su momento por la madre del futbolista, como los responsables del estado de Calderón, pero estos lo negaron y hasta fueron eximidos de toda culpa por las autoridades policiales.;


No obstante ayer la esposa de Calderón, Simona Hernández, indicó que el dictamen del forense viene a confirmar la versión de la agresión que ellos habían estado manejando: que Juan Carlos fue agredido, con algo en la cabeza, cuando llegó a buscar a su ex amiga a la casa de ella.;


De esto no existen testigos, Ťhay, pero tienen miedo de venir a declararť, indicó Simona luego de que su suegra, dońa Catalina, repitiese casi la misma versión que ha venido manejando desde que encontró a su hijo en una cama de hospital, donde yacía como un desconocido. ;


Pero las autoridades del Juzgado Quinto de Distrito del Crimen no ven tan claro el dictamen del forense, como lo observan los familiares de Calderón, por lo que solicitaron una ampliación del mismo, a fin de que se determine que si el golpe que tiene en el cráneo el futbolista pudo haber sido provocado por un accidente de tránsito u otra circunstancia.;


Independientemente de todo, Hernández indicó que lo más doloroso del caso no es no saber a ciencia cierta qué fue lo que le ocurrió al joven, sino saber que vive por los aparatos a los que está conectado en la sala de cuidados intensivos.;


El pronóstico del mismo sigue siendo reservado, puesto que hasta ahora no ha presentado evolución positiva alguna, aunque los médicos están valorando la posibilidad de una operación.;


Actualmente Juan Carlos se alimenta por la vía intravenosa. Los médicamentos, que les solicitan a los familiares diariamente, son costosos. ŤHemos invertido más de diez mil córdobas hasta ahorať, dijo Simona.;


Agregó que sólo la tomografía que le practicaron a Juan Carlos costó casi dos mil córdobas, luego de que obtuviesen, por medio del servicio social del hospital Lenín Fonseca, una rebaja del cincuenta por ciento del costo original (300 dólares) del examen.;


Algunos gastos han sido asumidos por el equipo de fútbol del Colegio Bautista, donde jugaba Juan Carlos, porque la esposa de éste no tiene empleo y la madre del mismo tiene varias semanas de no trabajar en la venta de refrescos, como lo hacía antes de la tragedia que le ocurrió al joven.;