Sucesos

Profanación de cadáveres y bochinche entre vivos


— LIZBETH GARCIA —

Los ocho cadáveres sepultados en las gavetas de la cripta de;
la familia Saborío Morales, en el Cementerio General, parece;
que no van a descansar en paz ni en esta vida ni en la otra,;
porque dos de sus familiares están enfrentados por sus restos;
en "los terrenales" Tribunales de justicia.;


Danelia García de Saborío y Germán Saborío Morales se;
encuentran envueltos en una agria disputa legal, que llegó;
recientemente al Juzgado Segundo de Distrito del Crimen de;
Managua, pese a que ya hubo una sentencia de culpabilidad;
contra Saborío Morales, por violación de tumbas en un juzgado;
local.;


LUGUBRE SORPRESA;


La "lúgubre" historia que ahora envuelve a vivos y a muertos;
comenzó cuando dońa Danelia asistió a los funerales de la;
esposa de Saborío Morales, Dora Barreto, y se llevó la "gran;
sorpresa", al ver que todas las gavetas de la cripta familiar;
estaban vacías.;


En el mauseleo familiar, según explicó la acusadora en el;
transcurso del proceso, "descansaban en paz los restos de mi;
hija Martha Lorena del Socorro Saborío García, hasta que en;
febrero de 1999 se presentó en el cementerio el seńor Germán;
Saborío, quien con un proceder delictuoso exhumó el cádaver".;


La difunta fue enterrada ahí un día después del fatídico 23 de;
diciembre de 1972. ;


Interrogó entonces a Saborío por la suerte de los huesos de su;
hija Martha Lorena, pero éste sólo atinó a decirle que "por;
ahí estaban", por lo que la mujer hoy día desconoce a ciencia;
cierta dónde están los restos, mismos que reposaban en la;
tercera bóveda del ala Norte de la cripta.;


En ese lugar, ubicado en la parcela número 492 del cementerio,;
lotes 13,15 y 17 para adultos, "descansaban" siete cuerpos;
más, de seres humanos fallecidos entre 1965, 1968, 1980 y;
1990, "los cuales también fueron sustraídos sin contar con;
orden emanada de la autoridad judicial o de salud alguna",;
indicó en su momento dońa Danelia.;


PERJUICIO Y RIESGO;


Esto, según dijo, le provocó un perjuicio moral, síquico y;
hasta puso en riesgo de epidemias a muchos, pero Saborío en la;
declaración indagatoria que rindió ante las autoridades;
judiciales indicó que los restos de la joven, al igual que los;
de los otros difuntos, habían ido a parar al osario de la;
cripta.;


Pero el problema es que todos los restos de las osamentas;
humanas fueron puestos en una misma bolsita, sin que nadie se;
haya puesto a identificarlos uno por uno, según explicó el;
mismo Saborío, por lo que actualmente sería difícil decir;
quién es quién en ese osario.;


En su momento, Saborío calificó como desiquilibrada a su;
"gratuita" acusadora, pues alegó no haber cometido crimen;
alguno, puesto que él había construido el mauseleo familiar,;
cuyo terreno, según consta en documentos, pertenece a Nelda;
Saborío.;


Pero además, indicó que hasta en el diccionario y en las leyes;
del país (?) se especificaba que después de siete ańos "los;
cadáveres pueden ser removidos y eso es lo que yo he hecho";
acotó, al explicar que por eso no necesitaba permiso de la;
familia, aunque dijo que lo pidió.;


A Danelia no se lo pidió porque dijo que no la consideraba de;
la familia ni muy equilibrada, porque según dijo, en una;
ocasión lo llamó el actual presidente de la República para;
preguntarle si la mujer era su esposa, porque lo había llamado;
varias veces por asuntos relacionados a una casa.;


NUEVA CAMADA DE DIFUNTOS;


Agregó que sacó los cadáveres con el aval de las autoridades;
del cementerio para realizar la exhumación, los que, dijo,;
removió para dar paso a la nueva camada de difuntos.;


Pero tanto las declaraciones testificales de los trabajadores;
que hicieron la fúnebre tarea como el administrador del;
cementerio, Roberto Avilés, revelaron que Saborío había pagado;
impuestos en el cementerio para poder realizar labores de;
ornato y mantenimiento y no para exhumar cadáveres.;
;
Saborío Morales fue encontrado culpable y condenado, en julio;
de este ańo, por las autoridades del Juzgado Segundo Local del;
Crimen, a guardar tres meses de prisión por ser autor del;
delito de violación de tumbas, pero la misma autoridad que lo;
condenó le suspendió la pena, conmutándosela por el pago de;
una fianza personal.;


Inicialmente Saborío Morales fue acusado por violación de;
tumbas, profanación de cadáveres y exposición de personas al;
peligro, pero por estos dos últimos supuestos delitos;
cometidos fue absuelto en el juzgado local que conoció la;
causa, a principios de abril de 1999.;
;
Pero ahora el "funesto" caso sigue, para molestia de vivos y;
muertos, en el Juzgado Segundo de Distrito del Crimen donde;
fue recepcionado a principios de este mes.