Sucesos

Toda la familia se envenenó con leche


— MOISES GONZALEZ SILVA —

Ocho miembros de una familia originarios de Samaria, municipio;
de Villa Carlos Fonseca, resultaron intoxicados con un;
supuesto veneno que les echaron en la leche que le dieron a la;
madre de los intoxicados, con la cual ella hizo unas cuajadas;
que comió y le dio a su familia.;


Los intoxicados fueron Ruth Esther Mendoza Dońa de 40 ańos (la;
mamá), Nidia Patricia Carrión Mendoza de 13 ańos, Enrique;
Javier Carrión Mendoza de 17 ańos, Evert Alexander Carrión;
Mendoza de 14 ańos, Ruth Maribel Carrión Mendoza de 11 ańos,;
Wilber Antonio Aguilar Mendoza de 3 ańos, Jazmina Gabriela;
Aguilar Carrión de 4 ańos y Julio Mauricio Mendoza Miranda de;
un ańo de edad.;


La seńora Ruth Esther Mendoza, madre de los afectados que aún;
se encuentra ingresada en sala de mujeres del hospital Escuela;
Antonio Lenín Fonseca, comentó a El NUEVO DIARIO que ella es;
trabajadora de la hacienda Santa Cruz, propiedad de Juan;
Blandón, como encargada de la distribución de la leche a los;
compradores.;


Como siempre a ella le dan un galón de leche diario para su;
consumo. Debido a un problema que han creado las entenadas del;
mandador y la mujer de éste, ella (Ruth Esther) dice que ha;
tenido el cuidado de personalmente retirar el lácteo;
directamente de las pichingas.;


Anteayer, ella indicó que pudo observar que en una de las;
pichingas había más de lo normal. Con un cubo sacó leche, la;
envasó, pero ese día ella no la sacó, sino que el mandador;
Eduardo le mandó a dejar la leche con un muchacho llamado;
Omar. La leche de la pichinga la hizo cuajada.;


Dejó una cuajada en su casa y la otra se la llevó para comer;
en su trabajo. Al ingerirla ella y su hijo sintieron malestar;
y dolores fuertes de estómago y cabeza. Cuando las movieron;
para el centro de salud se encontró que sus hijos también;
estaban siendo atendidos por el mismo problema.;


La afectada manifiesta que tiene fuertes sospechas de las;
entenadas del mandador y su mujer, porque en otras ocasiones;
éstas la han amenazado de muerte. Asegura que están molestas;
del buen trato que le da el patrón, ya que la considera una;
buena trabajadora.;


Pide a las autoridades que profundicen en las investigaciones,;
porque ese día vio a las entenadas del mandador cerca de las;
pichingas. Un pedazo de la cuajada quedó en manos de la;
Policía, y fue enviado a los laboratorios de criminalística y;
del MINSA para determinar qué tipo de sustancia tóxica fue la;
que le echaron en la leche.;


Los nińos ya fueron dados de alta del hospital Infantil;
Fernando Vélez Páiz, mientras la seńora y dos de sus hijos;
mayores están ingresados en el Lenín Fonseca, pero en;
condiciones estables.