Sucesos

Violador pirómano sentenciado a 20 ańos


— LIZBETH GARCIA —

Que los violadores Ťpongan su barba en remojoť. El Juzgado Octavo del Crimen de Managua sentenció a veinte ańos de prisión a un violador que, con la ayuda de otras dos Ťhienasť, abusó de dos mujeres indefensas, robó e intento quemarlas vivas. ;


Carlos Andrés Rodríguez Espinoza, alias ŤEl Macacoť, fue sentenciado a veinte ańos de prisión luego de que un jurado de conciencia, realizado el pasado 28 de julio, lo encontró culpable de los delitos de violación y robo en perjuicio de C.I.M. de 20 ańos y S.Y.B. de 14 ańos.;


PIDIO AGUA Y...;


Según la denuncia que rola en el expediente del caso, ambas mujeres se encontraban solas en la casa de Douglas Enrique Darce, en Vista Xolotlán, el pasado 17 de febrero, cuando llegó Rodríguez y le pidió un vaso de agua a S.Y.B..;


Pero cuando la joven le dio el vaso de agua al Ťsátiroť, dos sujetos más que aguardaban solapadamente a lo lejos entraron a la vivienda sorpresivamente, para amarrar de pies y manos, vendar, amordazar y amenazar con un cuchillo a las dos jóvenes para luego abusar vaginal y analmente de las mismas.;


ŤUno me chineaba por arriba y el otro por abajoť, dijo una de las víctimas al relatar el terror que le tocó vivir, y que según el dictamen médico que les realizaron, les provocó alteraciones emocionales y graves heridas en la región anal y vaginal.;


Los abusadores al parecer no estaban contentos con lo que habían hecho, puesto que tras violar reiteradamente a las jovencitas procedieron a cargar con el televisor, una arrocera, la plancha, una radio grabadora y otros objetos.;


PEGARON FUEGO A LA VIVIENDA;


Seguidamente, según el relato que brindaron las violadas, los tres sujetos las dejaron encerradas en la vivienda y luego le pegaron fuego a la misma, con claras intenciones de no dejar huellas de su crimen.;


Pero una de las jovenes logró desatarse y ayudó a la otra a liberarse de sus ataduras, para luego salir de la vivienda y pedir ayuda a los vecinos.;


En las declaraciones que el indiciado brindó a las autoridades judiciales durante todo el proceso, se declaró inocente al decir: Ťyo no sé nada. Yo no vivo en ese barrio Nueva Vida y no me meto con nadieť.;


Pero en los considerandos de la sentencia, las autoridades judiciales indicaron que tanto el cuerpo del delito como la delincuencia del procesado, al cual le habían dictado auto de segura y formal prisión el 25 de marzo pasado, quedó probada con la identificación que hicieron las víctimas y con el dictamen del médico forense.;


La defensa del procesado apeló la sentencia, puesto que el indiciado no tenía otros antecedentes penales, aunque algunos testigos lo seńalaron como un vándalo.;