Sucesos

Familia hostiga a mujer inocente


— KARLA CASTILLO —

La joven Carolina Mojica quiere limpiar su nombre y olvidar el feo incidente en que intentaron involucrarla, como fue el de provocar lesiones graves a un hombre que ahora se encuentra al borde de la muerte.;


Ella acepta que durante un tiempo tuvo una bonita amistad con el joven futbolista Juan Carlos Calderón Quintero, pero surgieron problemas, porque él era obsesivo y tomaba mucho licor, por lo que ella decidió terminar la relación.;


El 22 de agosto, el día del cumpleańos de Carolina, Juan Carlos llegó a su casa, a las cuatro de la tarde, en el momento en que ella iba saliendo, con su hijo de cinco ańos, para asistir a una Purísima. ŤYo lo ignoré y me fui, con la esperanza de que se retirarať, explicó. ;


Cuando regresó de la Purísima, como a las cinco y cuarto de la tarde, Carolina encontró al futbolista en la entrada de su casa, claramente bajo la influencia del alcohol, por lo que optó por buscar al vigilante del sector, pero no lo halló.;


ŤVolví y me quedé escondida detrás de unos palitos, él no me vio y al rato se fue. Eran como las cinco y media de la tarde. En ese lapso no hubo testigos, pero cuando Juan Carlos regresó, quince minutos después, varias personas vieron todo, porque yo enllavé el portón de afuera y me metí a la casa con mi hijoť, relata Carolina. ;


Juan Carlos se saltó el muro que protege el frente de la casa de Carolina. Ella escuchó que la llamaba insistentemente, pero no lo atendió y él se marchó alrededor de las siete y media de la noche, luego que llegó un vigilante que lo vio sospechoso y le pidió que se retirara del lugar. ;


A partir de ese momento, Carolina desconoció la suerte de su ex amigo, hasta que llegó su mamá, dońa Catalina Quintero, el miércoles 25 agosto, por la tarde, para preguntarle si Juan Carlos estaba en su casa.;


ŤDońa Catalina me habló decente y me dijo que sabía que nuestra relación había terminado. Yo le conté que lo había visto el domingo y le sugerí que no lo buscara en la Policía, sino en el hospital, porque me preocupaba el estado de embriaguez en que lo vi el domingoť, sostiene la joven ama de casa. ;


Con numerosos testigos a su favor, Carolina logró demostrar que nada tenía que ver con lo ocurrido al futbolista. El vigilante también salió exonerado, cuando la Policía detectó que Juan Carlos había sido víctima de un accidente, cuando lo impactó una bicicleta.;


Ahora, Carolina se siente incómoda, porque la familia de Juan Carlos la acusa sin fundamentos, lo que ha hecho estimar la posibilidad de entablarles un juicio por injurias y calumnias.;


ŤMe da pesar demandar a esta gente, por él, porque como amigo fue muy bueno conmigo. Deberían pensar en él y no en venganza, porque lo único que pretenden es cobrar la afrenta de la amistad que tuvimos, de la que nadie es culpable, porque él incluso me seguía. Lo único que deseo es vivir tranquila y que Juan Carlos se recupere, porque sé que su nińa lo necesitať, expresó finalmente la joven. ;