Sucesos

Muerto en laguneta pudo haber sido asesinado


— BENJAMIN CHAVEZ ROMERO —

El hallazgo del cadáver de Richard Augusto Marcias Urbina de 24 ańos, en una laguneta de la zopilotera de un metro de profundidad, ha despertado fuertes sospechas entre los familiares de la víctima que no descartan un crimen encubierto con un Ťahogamientoť.;


El Relacionista Público de la Alcaldía Municipal de Chichigalpa don Roberto López Marcias, tío de la víctima y don Adán Marcias, popular fotógrafo de esta ciudad y padre de Richard no están conformes con el dictamen del médico forense de Chinandega Róger Pereira Umańa y han pedido públicamente al comandante Donald Escampini León Jefe Departamental de la Policía una investigación a fondo del caso.;


Dońa Melba de los Angeles Urbina Vargas, madre de Richard dijo, que la última vez que miró con vida a su hijo fue el miércoles por la noche cuando salió para juntarse con amigos de juergas y fue hasta las diez de la mańana del jueves 15 cuando un chavalo encontró el cadáver de Richard en el fondo de la laguneta donde nadie se puede ahogar por su poca profundidad.;


Varios vecinos le comunicaron a la familia del hoy occiso que lo vieron acompańado de Andrés Ńurinda ŤEl Ojónť de 24 ańos y posteriormente cuando ya Richard era cadáver y estaba desaparecido, ŤEl Ojónť andaba vendiendo la ropa y los zapatos de Richard.;


Hasta la tarde de ayer la familia doliente no había encontrado las prendas de vestir de Richard, para ver si presentan seńales de violencia que puedan aclarar un posible crimen.;


La madre del hoy occiso dijo que Andrés Ńurinda ŤEl Ojónť, amigo de su hijo no se apareció ni a la vela ni al entierro por lo que las sospechas se agrandan y la familia cree que hubo mano criminal.;


La teniente Gloria Aguirre, vocera de la Policía de Chinandega, dijo que el dictamen del forense seńala que Richard Augusto Marcias, murió asfixiado por sumersión en agua dulce.;


En estos casos, la falta de un Instituto de Medicina Legal que certifique por medio de autopsia las verdaderas causas de las muertes sospechosas, hacen que muchos casos se queden en la impunidad y las familias afectadas queden con la duda en sus corazones, preguntándose si la muerte de sus deudos fue por mano criminal o natural.;