Sucesos

Mujer quema su casa e intenta suicidarse

Cónyuge la salvó de morir entre las llamas

— KARLA CASTILLO —

Una mujer de treinta ańos de edad, enfurecida con su marido por un reclamo que éste le hizo, tomó un galón de diluyente de pintura, lo roció en su humilde casa, le acercó un fósforo encendido y luego se sentó en la cama, a esperar que las llamas la envolvieran. ;


La pirómana Yamileth Rizo se quedó sin vivienda y sin marido, la madrugada de ayer domingo, cuando en un arranque de furia puso fin a la discusión iniciada porque Wilmer García Loásiga, su cónyuge de 26 ańos de edad, le reclamó por el mal comportamiento de una de sus hijas. ;


RECLAMA POR COMPORTAMIENTO;
DE HIJASTRA;


Wilmer, ya calmado por el susto que le dio su mujer, explicó que a eso de las cuatro y media de la madrugada, comenzó la discusión porque a él no le parece correcto que la hija mayor de Yamilteh llevara una vida disipada con tan sólo quince ańos de edad.;


ŤYo le dije que era feo que la muchacha anduviera en fiestas hasta la madrugada y que llegara con olor a guaro, y que si bien no tenía porqué respetarme a mí, que por lo menos lo hiciera por sus hermanas y por su abuelať, narra el joven García Loásiga, de oficio pintor de domicilios. ;


Pero Yamileth, en lugar de escuchar los consejos de su marido, contestó con una diatriba, se levantó del lecho matrimonial y le pegó fuego a la casa, con las intenciones de quedarse dentro de ella, para morir quemada. ;


La mujer es madre de tres hijas habidas en otra relación marital, la mayor de las cuales es la quinceańera en quien Wilmer observa un mal comportamiento. ;


Según Wilmer, Yamileth ya había dado muestras de ese comportamiento compulsivo en otras ocasiones y no recuerda cuántas veces anunció que iba a quemar la casa. ;


La pareja convivía bajo un mismo techo desde hace cuatro ańos en la localidad conocida como El Tambo, en Los Vanegas, carretera a Masaya, y según Wilmer, el diluyente -popularmente llamado thinner-, lo mantenía en la casa porque su oficio de pintor domiciliar así se lo exige. ;


LA SALVO DE LAS LLAMAS;


Al ver a su mujer a punto de ser envuelta por las llamas, Wilmer optó por entrar a salvarla, ya que, a su modo de ver, si ella se ha quemado, la familia hubiera dicho que él la había matado. ;


ŤMe metí a como pude y la agarré del pelo, para sacarla a la fuerza. Ella se quemó parte de la cara y andaba ahumado un pieť, seńala el joven.;


Wilmer cree que este incendio puso fin a su relación con Yamileth, con quien no tuvo ni un hijo. El joven no acusará a su ex mujer, porque él cree que todo ocurrió en un momento de locura, y además, ¿con qué va a pagar, si gana poco como doméstica?, se pregunta.;


La casa, construida de madera y zinc en terreno de la familia de Wilmer, quedó parcialmente dańada, pero lo que había en su interior quedó hecho carbón. ;


El destino de Yamileth ayer era investigado por la Policía del Distrito Cinco, ya que se dice que su familia llegó a traerla, para llevarla a su casa, en el reparto Schick, pero otros suponían que estaba donde su patrón, un alto jefe policial que vive también en Los Vanegas.