Sucesos

Hueso delatan antiguo crimen


— AMPARO AGUILERA —

Después de cuatro ańos de búsqueda, la Policía local;
encontró muerto, en una comarca de Quilalí, al seńor Rigoberto;
Zamora Ramírez, quien fue asesinado por los miembros de una;
familia con la que tenía problemas.;


El hallazgo ocurrió el 18 de septiembre, en la comarca Casas;
Viejas, ubicada a 15 kilómetros al noreste de Quilalí. Según;
investigaciones policiales, en ese lugar Rigoberto fue;
asesinado, hace cuatro ańos, y luego enterrado por miembros de;
la familia Benavides Zamora, otrora enemiga de Rigoberto.;


BUSCABA ATENCION PARA SU TIERNA HIJA ;


En un informe policial se asegura que Rigoberto, quien ahora;
tendría 32 ańos, salió el 5 de septiembre de 1995, de su casa;
ubicada en Quilalí, rumbo al Centro de Salud del Valle de San;
Bartolo, a buscar atención médica para su hija de tres meses,;
que se encontraba enferma.;


Al pasar Rigoberto por Casas Viejas, se encontró con Ramón;
Vidal Benavides Centeno y sus hijos Vidal Alfonso, Pablo, Juan;
y José María Benavides Zamora, con quienes había discutido en;
días anteriores. Los Benavides aprovecharon que Rigoberto iba;
solo, para vengarse.;


A Rigoberto, con sańa, los Benavides lo machetearon primero en;
la mano izquierda y luego en el cráneo. Las enormes lesiones;
le provocaron la muerte casi instantánea. ;


A la nińa la dejaron llorando en el camino.;


A los seis días de la desaparición de Rigoberto, en 1995, sus;
familiares lo buscaron. Llegaron a la comarca Casas Viejas,;
buscaron por todas partes y sólo hallaron a la nińa, en una de;
las casas del lugar.;


LO CREYERON SECUESTRADO ;


Al no encontrarlo, sus familiares se regresaron a Quilalí, con;
la nińa y con la idea de que algún grupo armado había;
secuestrado a Rigoberto. ;


Entre los meses de agosto y septiembre de este ańo, al;
teniente de la Policía de Quilalí, Juan De Dios Robleto, le;
informaron desde Casas Viejas sobre la muerte del desaparecido;
y de los presuntos autores. ;


La denuncia la hizo un grupo de pobladores que sabía del;
asesinato de Rigoberto, pero que no lo habían divulgado por;
temor a los Benavides.;


Las investigaciones iniciaron y el pasado 18 de septiembre,;
dos de los Benavides Centeno confesaron su delito e indicaron;
el lugar donde enterraron a Rigoberto.;


Inmediatamente la familia de Rigoberto fue al lugar del;
entierro clandestino y reconoció en la osamenta encontrada a;
Rigoberto, gracias a unas botas de hule y pedazos de ropas, ya;
raídas por el tiempo. ;


Un examen médico forense confirmó la muerte de Rigoberto a;
causa de un trauma craneal, tras un golpe hecho con una arma;
blanca.;


Hasta el momento los dos detenidos son Ramón Vidal Benavides;
Centeno y su hijo Vidal Alfonso, los que están en las cárceles;
de Quilalí, pero en los próximos días serán remitidos a;
Ocotal. Los otros Benavides se fugaron de la comarca.;