Sucesos

Brujo advierte riesgos de ouija


— EDWIN SOMARRIBA —

El "brujo bueno" de Masaya, don Carlos Garay, advirtió sobre;
los peligros que encierra sentarse a invocar espíritus a;
través de la "ouija", debido a que entes de otras dimensiones;
pueden traspasar umbrales vedados para ellos y alojarse en los;
cuerpos de quienes creen estar jugando algo inocente.;


Relató que recientemente se reunieron cuatro estudiantes del V;
ańo, todos habitantes del barrio San Juan, cercano al estadio;
Roberto Clemente, de Masaya. Los chavalos iban mal en una;
materia y alguien les dijo que la "ouija" les podría decir las;
preguntas exactas que aparecerían en el examen pendiente.;


TODO A PEDIR DE BOCA ;


La curiosidad y los deseos de mejorar la clase los impulsaron;
a juntarse una noche, comprobando para su asombro que todo;
salió a pedir de boca. Desde entonces incorporaron la;
invocación a los espíritus a través de la "ouija", como uno de;
sus pasatiempos preferidos.;


El "brujo bueno" de Masaya, quien habita en el reparto La;
Reforma, en Masaya, explicó a EL NUEVO DIARIO que los;
estudiantes de tanto jugar la famosa "ouija", empezaron a;
comportarse de manera extrańa.;


El considera que algún "espíritu" se le introdujo en los;
cuerpos de los muchachos y eso los hizo mostrarse extrańos en;
sus actitudes, lo que obligó a padres a llevarlos ante un;
médico.;


El galeno examinó a cada uno de los pacientes "posesionados" y;
diagnosticó que padecían de un agotamiento físico y mental.;
Orientó que les aplicaran suero y vitaminas reconstituyentes,;
lo cual las familias cumplieron al pie de la letra. Pero todo;
resultó negativo.;


LOCO POR JUGAR A LA OUIJA;


Uno de los padres llevó a su hijo donde el brujo Carlos Garay;
Gutiérrez, quien examinó detenidamente al muchacho que se;
mostraba agresivo, "pelaba" los dientes y amenazaba con morder;
a las personas que se le acercaban. Fue entonces que se inició;
la primera "sesión de exorcismo" y el estudiante al recibir;
las primeras oraciones de San Cipriano, enfureció más.;


Durante siete días con sus noches, el estudiante fue llevado a;
la casa del brujo, quien ponía en práctica todas las oraciones;
para hacer salir el espíritu que se había "posesionado" del;
estudiante. La última noche, el joven jugador de la "ouija";
lanzó un tremendo grito que parecía salido de ultratumba.;


El brujo Garay ordenó a través del exorcismo que aprendió en;
Nueva York con un sacerdote de Quito, Ecuador, que el espíritu;
maligno abandonara el cuerpo del atormentado estudiante.;
Una voz ronca de hombre salió de las entrańas del estudiante.;


CURO A LOS CUATRO QUE JUGARON LA OUIJA;


Al fin el estudiante fue sanado a través de las siete sesiones;
de exorcismo. Los otros tres que también jugaron la "ouija",;
sufrían de los efectos de las "posesiones de espíritus;
malignos" y los otros padres de familia, al darse cuenta que;
el brujo curó al primer estudiante, llevaron a sus hijos.;


Todos fueron sanados y manifestaron que no volverían a jugar;
la "ouija", porque es muy peligrosa, ya que los espíritus;
consultados después se "posesionan" de los cuerpos de los;
vivos.;