Sucesos

Prefirió ahorcarse que volver a beber veneno


— KARLA CASTILLO —

Dońa Tomasa Galán pasó frente al cuarto de su hijo Pedro Pablo;
Villalta y creyó verlo de pie, sobre su cama, por lo que le;
preguntó qué buscaba. Pero el joven albańil de 29 ańos no le;
respondió, porque ya estaba muerto y sólo pendía de una cuerda;
que colocó en su habitación. ;


El episodio que enlutó a la familia Galán, residente en las;
Américas 3, ocurrió a las dos y media de la madrugada del;
lunes, cuando Pedro Pablo decidió quitarse la vida, tal como;
lo había anunciado dos días antes.;


LICOR Y REGAŃOS ;


La seńora Galán narra que su hijo tenía tres días de beber;
licor y que toda la noche del domingo la pasó acompańando a su;
papá, don Pablo Antonio Villalta, quien lo regańó por haberse;
"tirado a la calle de en medio", con el vicio del licor. ;


Al llegar a su casa, a la una de la madruga, Pedro Pablo;
discutió con su hermano y luego se fue a acostar, no sin antes;
escuchar el regańo de dońa Tomasa, quien le dijo que si;
pretendía estar peleando, mejor se fuera de la casa. ;


Nadie escuchó nada y fue hasta que llegó un hermano de Pedro;
Pablo, a las dos y media de la madrugada, que dońa Tomasa se;
levantó, abrió la puerta y volvió al cuarto a ver de cerca el;
cuerpo inmóvil de su hijo, para enterarse que se había;
ahorcado. ;


SOLO EL TORSO ESTABA TIBIO ;


En un intento inútil por salvarle la vida, dońa Tomasa dio la;
voz de alarma y cortó el mecate con un cuchillo, pero Pedro;
Pablo ya tenía más de una hora de muerto, pues la única parte;
de su cuerpo que permanecía tibia era el torso. ;


Dońa Tomasa afirma que ya hace seis meses, Pedro Pablo había;
intentado suicidarse, tomando una porción de formalina -el;
líquido que se ocupa para embalsamar cadáveres- y unas;
pastillas para dormir, pero ella se dio cuenta a tiempo y;
logró provocarle el vómito a su vástago, con lo cual le salvó;
la vida. ;


"El sábado me dijo que cuando decidiera matarse, lo iba a hace;
ahorcándose, porque ya sabía que si se envenenaba, yo le iba a;
salvar la vida", relata dońa Tomasa. ;


Pedro Pablo deja huérfanas a dos nińas de diez y doce ańos,;
que procreó con distinta madre. Los motivos que lo empujaron;
al suicidio, aunque no los dijo expresamente, se sospecha que;
sea la poca autoestima que se tenía.