Sucesos

Entrevista con un bebé que clama por su madre


— BENJAMIN CHAVEZ —

El lastimero llanto de un bebé de un mes y ocho;
días de nacido, cuya madre se debate entre la vida y la muerte;
en el hospital Lenín Fonseca, de Managua, fue escuchado por;
una conmovida audiencia de Occidente.;


El llanto transmitido en las radios occidentales fue la;
súplica de un inocente que reclamaba en su primitivo lenguaje;
a toda la sociedad, que salven la vida de su progenitora, para;
tener la oportunidad de crecer a su lado. Ella quedó en coma;
desde que los médicos del hospital escuela de León le;
practicaron una cesárea.;


EL NUEVO DIARIO entrevistó a uno de los nicaragüenses más;
pequeńos, el bebé Justo Manuel Ramírez Bonilla, nacido el seis;
de agosto, a las cuatro y cinco minutos de la madrugada, en el;
hospital leonés, donde su mamá, la jovencita Ana Lucía Ramírez;
Bonilla, supuestamente llegó afectada por una preclampsia. ;


RECLAMA A SU MAMA;


Parece que el bebé, con su llanto, reclama los brazos de su;
mamá y aunque sus tías lo cuidan, allá en el reparto Bello;
Amanecer, de Posoltega, ubicado en la carretera a Ragelia, el;
nińo busca afanosamente el seno de su progenitora, pero tan;
sólo encuentra un biberón por el que le suministran leche;
artificial.;


Los padres de Ana Lucía, la madre agonizante, pero con;
probabilidades de sobrevivir, hacen un desesperado llamado por;
este medio de comunicación, a la Primera Dama, María Dolores;
Alemán, a dońa Viviam Pellas, a la sociedad médica y civil,;
para que no dejen morir a su muchacha, por falta de un TAC o;
de medicina. ;


"Estamos agotados física y económicamente", dicen don Justo;
Ramírez y dońa María Bonilla, los adoloridos padres de la;
madre primigesta, quienes ya vendieron hasta la última gallina;
para pagar los gastos médicos de su hija y sólo confían en;
Dios y en las personas de buen corazón para recuperar a Ana;
Lucía. ;


Ellos habitan en el reparto Bello Amanecer, de Posoltega, en;
la comarca San José del Tololar número uno y también;
permanecen en el hospital Lenín Fonseca, hasta donde un;
neurocirujano llevó a la madre agonizante, después que le vio;
posibilidades de una cura milagrosa. ;


Cabe mencionar que fue la directora del SILAIS de Chinandega,;
doctora Doris Juárez, quien se interesó por la joven madre que;
fue velada durante tres noches en su casa, y ordenó la;
trasladaran al hospital Espańa, luego al materno infantil de;
Chinandega y posteriormente al hospital capitalino. ;


La doctora Juárez dijo que el SILAIS ayudó en lo que pudo y;
piensa que en el hospital Lenín Fonseca, de Managua, hay;
posibilidades de que la atiendan bien y sea restablecida. ;


Juárez cree que la salida del hospital escuela de León fue muy;
prematura y que la primera responsabilidad con la joven madre;
la tiene precisamente ese centro asistencial, porque ni;
siquiera reportó el caso al SILAIS de Chinandega. ;