Sucesos

Vigilante mata a joven


— KARLA CASTILLO —

Un joven de 19 ańos fue muerto de un disparo en la espalda,;
por un vigilante de Batahola Sur, con quien supuestamente;
tenía viejas diferencias. ;


Rigoberto Pérez Treminio fue la víctima del único disparo que;
salió del arma de un hombre identificado sólo como Mateo, a;
las cuatro de la madrugada del sábado doce de septiembre, del;
colegio Adrián Rojas media cuadra al Sur, en la populosa;
colonia.;


Al parecer, el muchacho se dirigía a la casa de su compańera;
de vida, la jovencita de quince ańos Helen Deyanira Pérez, con;
quien procreó dos nińas de quince meses y un mes de nacida,;
respectivamente. ;


Don Rafael Pérez Norori, padre de Rigoberto, dijo que su;
vástago había salido de su casa, ubicada en el costado Sur de;
la Embajada de Estados Unidos, a eso de las diez de la noche;
del viernes, y que se fue a dormir a la casa de su mamá, que;
queda a unas cuadras de distancia. ;


En horas de la madrugada, el joven decidió ir donde su;
compańera de vida, quien reside con su propia familia, cerca;
del colegio Adrián Rojas. ;


AUN ESTABA VIVO ;


No pudo llegar a su destino, porque el disparo que le hizo;
Mateo, le penetró en la espalda y no tuvo orificio de salida,;
lo que provocó que se "ahogara" en su propia sangre, según su;
papá, quien fue avisado de la tragedia casi de inmediato y aún;
pudo hallar a Rigoberto con vida. ;


La jovencita Helen Deyanira, impresionada por su viudez;
precoz, dijo que ella ni siquiera se dio cuenta del disparo;
que recibió su compańero, por lo que ella se enteró de su;
muerte hasta las seis de la mańana, cuando le llegaron a;
avisar. ;


Don Rafael dice que en un intento vano por salvarle la vida a;
su muchacho, lo trasladó al hospital Lenín Fonseca, donde;
ingresó ya muerto. Retiró el cadáver y lo llevó a su casa,;
pero horas después la Policía llegó a quitárselo, para que el;
forense realizara la respectiva autopsia. ;


De su hijo, don Rafael dice que era un muchacho bien portado,;
que trabajaba con un hermano como ayudante de albańilería.;
Mateo, por su lado, fue entregado por un compańero de trabajo;
a las autoridades del Distrito Tres. ;


Varios jóvenes del barrio donde residía la víctima, al ser;
entrevistados, dijeron que la versión que se conoce en el;
sector en que Rigoberto pretendía asaltar a Mateo, lo cual es;
poco creíble, porque el muchacho recibió el disparo en la;
espalda, es decir, que su agresor estaba en ventaja. ;


Los mismos informantes agregaron que Rigoberto estaba metido;
en una pandilla del barrio y que lo conocían como "Sicosis".;
"Una vez asaltó al marido de una vecina de él, aquí estaba;
colorado como ladrón", dijo otro muchacho, quien se negó a;
revelar su nombre. ;