Sucesos

Desahuciada se resiste a morir


— BENJAMIN CHAVEZ ROMERO —

Una joven parturienta, desahuciada por los médicos;
del hospital escuela de León, quienes le dieron tres horas de;
vida luego que la cesarearon y la desconectaron de los;
aparatos, prácticamente resucitó a pesar que a su lado estaba;
el ataúd y fue velada durante tres noches en Posoltega.;


La familia doliente alquiló un motor eléctrico para alumbrar;
el local de la vela, repartió comida, café negro, pan y;
cigarrillos a los centenares de vecinos que llegaron a;
acompańarlos en su dolor, pero la joven logró vencer el plazo;
de las tres horas de vida que le otorgó la ciencia médica y;
pasó toda la noche a media sala, sobre una tijera, sin exhalar;
su último suspiro.;


LLORABA EL LUTO DE SU FAMILIA ;


Todo hace indicar que Ana Lucía Ramírez Bonilla, de 18 ańos,;
presuntamente pasada de anestesia, estaba escuchando el llanto;
de su familia que la rodeaba en su tijera y miraba pasar las;
bandejas con café negro y a sus compungidos vecinos, por lo;
que se le rodaban las lágrimas sin poder decir nada, porque;
tenía instalado un tubo producto de una traqueotomía que le;
hicieron en el hospital de León.;


El segundo día del velatorio, el patio y la casa nuevamente se;
llenaron de vecinos, pero repentinamente don Justo Ramírez, el;
padre de la joven, vio que su hija movía las manos y los;
brazos.;


Cundió la alarma y el temor entre los veladores, por lo que su;
padre buscó los servicios de un médico particular que luego de;
hacerle varios análisis, le aseguró a don Justo que su hija no;
tenía de qué morir, solamente que de hambre, por los días que;
tenía de estar en ayuno.;


"TIENE EL CORAZON MEJOR QUE EL MIO";


"Mire seńor, su hija tiene el corazón mejor que el mío, la;
presión arterial está exacta, el azúcar normal y otros órganos;
completamente sanos", dijo el médico que visitó a la joven que;
se estaba velando y le recetó suero vitaminado para;
alimentarla por la vía intravenosa y al tercer día la joven;
mejoró notablemente.;


La familia doliente dijo que al tercer día del velorio se;
presentaron a la humilde vivienda de la "agonizante", las;
doctoras del centro de salud de Posoltega, (donde había sido;
chequeada antes del parto) Karla Somarriba y Yolanda García,;
quienes al ver el drama de la joven y su familia, decidieron;
trasladarla al hospital Espańa donde prometieron atenderla con;
todos los gastos pagados.;


Sin embargo, don Justo Ramírez dijo que en el hospital debió;
comprar varios medicamentos y exámenes de sangre, por lo que;
quedó totalmente sin dinero.;


La joven permaneció diez días en el hospital Espańa,;
posteriormente fue ingresada al hospital Materno Infantil de;
Chinandega, donde mejoró y el miércoles nueve de septiembre;
fue trasladada al hospital Lenín Fonseca, de Managua, donde la;
atiende una junta de médicos que le pidió a don Justo;
trescientos dólares para efectuarle una Tomografía Axial;
Computarizada.;


Ante la pobreza económica de su familia, nuevamente Ana Lucía;
Ramírez Bonilla, madre de un tierno de un mes de nacido, se;
enfrenta a una muerte real porque a su familia ya no le queda;
ni una gallina para vender y comprar medicamento.;


Los familiares de la joven piden al hospital escuela de León;
que explique la razón por la que Ana Lucía llegó en estado;
normal y salió como un vegetal y gestione el pago de los;
gastos médicos, ya que ellos no tienen dinero.;