Sucesos

Los mató por venganza

Ella porque lo echó preso, el vigilante porque no le dio arma

— KARLA CASTILLO —

El vigilante Denis Vásquez Ruiz no era el "otro" en la;
relación de la pareja que algún día formaron Sofía Zepeda;
Pérez y Ronald Gaitán y su muerte se debió a su resistencia a;
entregar su arma de reglamento. ;


En el segundo día de investigaciones del doble homicidio;
seguido de suicidio perpetrado por Ronald Gaitán, en contra de;
su ex mujer, Sofía, y de su ex compańero de labores, Denis;
Vásquez y de sí mismo, las autoridades llegaron a la;
conclusión que el vigilante jamás fue rival del asesino y por;
tanto, no había ningún motivo pasional en su muerte. ;


Así lo confirmaron también los familiares de Sofía, la joven;
de 22 ańos que durante más de cinco ańos y hasta su muerte,;
fue víctima del violento carácter de su otrora marido y padre;
de sus dos hijos. ;


Don Armando Zepeda, tío de la fallecida, dijo que dado que su;
sobrina jamás sostuvo un amorío con don Denis Vásquez, un;
hombre de 45 ańos, supone que Ronald llegó a exigirle a éste;
que le entregara el arma de reglamento y como no obedeció, lo;
despojó de ella y le hizo dos disparos mortales. ;


FUERON COMPAŃEROS DE LABORES;


"Hace cinco meses, ese hombre -Ronald- estuvo trabajando en la;
INCESA Standard y parece que conocía a ese vigilante, pero;
nunca pudo haberlo considerado rival, porque mi sobrina ni;
siquiera conoció a este seńor", afirma don Armando. ;


La separación de Sofía y Ronald ocurrió hace seis meses,;
cuando ella reaccionó a los cinco ańos de mala vida que éste;
le había dado. "El le pegaba, la trataba muy mal, sobre todo;
cuando bebía", afirma por su parte otro tío de la joven. ;


Sofía lo echó preso en dos ocasiones recientes, siempre por el;
maltrato que le daba. Por eso, hace varios meses, ella decidió;
abandonar la casa que nunca fue un verdadero hogar y se mudó a;
la residencia de la suegra de su hermana Darling Zepeda, la;
seńora Yadira Muńoz, la cual está ubicada en la primera calle;
de la colonia Tenderí. ;


En casa de dońa Yadira, la muchacha se encontraba alojada;
junto a su nińa de dos ańos, Ashly, ya que su hijo mayor,;
Miguel Angel, de cinco ańos, había quedado en poder de la;
familia de Ronald. ;


La última vez que Sofía lo denunció ante la Policía fue hace;
un mes, cuando el individuo se atrevió a llegar a la casa;
donde ella estaba viviendo y sin ningún respeto a la propiedad;
privada, se saltó el cerco y entró a agredirla. Entonces;
Ronald pasó tres días preso en el Distrito Cuatro. ;


El seńor Zepeda dice que Sofía vivía temerosa por cualquier;
reacción de su ex marido, ya que la había amenazado de muerte,;
por lo que ella incluso había planeado irse a vivir a Masaya. ;


MOMENTOS DRAMATICOS ;


La mańana del miércoles 28 de octubre, Sofía se encontraba,;
haciendo los oficios domésticos, en compańía de una joven hija;
de dońa Yadira y de dos nińos, entre ellos su hijita, así como;
con la dueńa de la vivienda. ;


Cuando llegó Ronald, la tomó de los brazos y la metió en un;
cuarto, mientras ordenaba a la hija de dońa Yadira que se;
metiera a un bańo. Sofía le gritaba a la joven que se llevara;
a los nińos. La muchacha obedeció y tomó a las criaturas, para;
ponerse a salvo todos. ;


Pasaron unos segundos hasta que se oyeron los dos disparos que;
acabaron con la vida de Sofía y del suicida Ronald. Cada uno;
recibió una bala en la frente, salida de la pistola que;
portaba el vigilante Vásquez. ;


En el velorio de la joven, la mańana del jueves, sus;
familiares no contenían el llanto por la triste existencia y;
su violenta muerte. ;


Don Armando Zepeda prometió luchar para que el hijo mayor de;
su sobrina, el pequeńo Miguel Angel, vuelva a su familia;
materna, ya que "si esa gente -los Gaitán- no supieron criar a;
Ronald, tampoco podrán hacerlo con este nińo". ;