Sucesos

"Legítima defensa" no cabe en homicidio doloso


— Luis Aragón Pastora —

Un crimen que parecía quedar sin aclararse fue resuelto;
a los cinco meses y 18 días por la Policía y el responsable;
del homicidio doloso fue fulminado con auto de segura y formal;
prisión, la tarde del cinco de octubre.;


William Francisco Maradiaga Alvarado, de 23 ańos, privó de la;
vida a José silverio Torres Rugama, de 24 ańos, a quien le;
asestó dos garrotazos, cuando ambos regresaban de una fiesta,;
la madrugada del seis de abril.;


El cuerpo sin vida de José Silverio fue descubierto la mańana;
del seis de abril, a kilómetro y medio de una fallera, en el;
sector de Chacraseca. ;


Heridas en la cara y el cráneo presentaba el cadáver de José;
Silverio y se suponía que el móvil había sido el robo, porque;
fue encontrado sin botas y sin su reloj pulsera. ;


Sin embargo, el 23 de septiembre, la Policía detuvo a William;
Francisco y a su padre, Hugo Ramón Maradiaga Martínez, de 53;
ańos, como sospechosos del crimen.;


CONFESO LOS HECHOS ;


Al rendir declaración y en la reconstrucción de los hechos,;
William Francisco confesó ser el autor de la muerte de José;
Silverio y alegó legítima defensa. ;


Narró que mató a José Silverio dándole dos garrotazos, cuando;
regresaban de una fiesta que se realizó en Lechecuagos. Según;
el reo, el ahora difunto le habló sobre Jaime Alvarado, quien;
murió hace siete ańos, en un pleito con unos jóvenes de;
apellido Torres. ;


La justificación de legítima defensa que William Francisco;
sostuvo, queda sin efecto cuando se localizaron las botas;
amarillas del muerto, semi ocultas a poca distancia de donde;
hallaron al cadáver. ;


Además, el hallazgo del reloj pulsera marca Citizen, bajo un;
árbol de almendro, en el patio de Gladys López, madre política;
del reo, incrimina más a William Francisco. ;


En la sentencia interlocutoria, el juez Primero de Distrito;
del Crimen de León sobreseyó a Hugo Ramón del caso;
investigado.