Sucesos

Todos culpables por crimen de Dina Esther


— SERGIO AGUIRRE ARAGON —

Después de una larga espera, los familiares de la nińa Dina;
Esther Aguirre Navarrete, violada y atrozmente asesinada en El;
Madrońal, saciaron su sed de justicia, cuando un jurado de;
conciencia encontró culpables a los tres procesados en este;
abominable hecho delictivo que estremeció al país y sobre todo;
al municipio de San Rafael del Sur.;


Tras cuatro programaciones fallidas en el intento de realizar;
este jurado, a los familiares y amistades de la nińa plagiada;
no les importó quedarse hasta medianoche, con tal de esperar;
el veredicto de culpabilidad en contra de los seńalados de;
haber cometido este ignominioso acto de salvajismo.;


La espera no fue en vano, puesto que el jurado de conciencia;
durante su deliberación halló culpables del ilícito que se;
estaba juzgando a Enrique Francisco Benavidez López, de 42;
ańos, mejor conocido como "Golondrina", Jaime Manuel Moreno;
Sánchez, llamado "Jaime Coto", de 54 ańos de edad, y Ramón;
Bermúdez Olivas, quienes únicamente esperan la sentencia;
condenatoria de la juez Tercero de Distrito del Crimen.;


Cabe seńalar que familiares de los reos se encontraban también;
en el recinto judicial con escasas esperanzas que el fallo del;
jurado de conciencia resultara satisfactorio para cada uno de;
ellos respectivamente. No obstante, la balanza de la justicia;
se inclinó en contra de los procesados, los que tendrán que;
pagar una condena por asesinato atroz y otra por violación.;


COMO OCURRIERON LOS HECHOS;


El miércoles 18 de marzo, a las doce del mediodía, Dina Esther;
Aguirre Navarrete, de diez ańos, salió de la escuela de la;
comunidad con dirección a su casa, pero en el primer "gancho;
de camino", le entregó sus cuadernos a su hermanita Lilliam,;
de cuatro ańos, quien la acompańaba a clases como oyente.;


Dina Esther se dirigió a una pulpería ubicada al oeste del;
caserío, a comprar bolis y polvorón, con tres córdobas que le;
había dado su mamá, Maritza Navarrete, en horas de la mańana.;


En el camino hacia la pulpería, se encontró con dos amiguitas ;
-Karla Patricia Rocha y Karla Cortez-, quienes las acompańaron;
a la ventecita, y seguidamente también ella las acompańó al;
colegio, donde las dos muchachitas estudian en horas de la;
tarde.;


En el centro de estudios sólo se quedó una de las chavalitas,;
ya que la otra acompańó a Dina Esther hasta el "gancho de;
camino", situado por el sector del tanque, para luego regresar;
a la escuela a recibir clases.;


La pequeńa siguió rumbo a su casa y momentos después fue;
interceptada por "Golondrina" y "Jaime Coto", quienes a la;
fuerza la metieron al monte, lo que fue visto por una persona,;
a la que después citaron a los tribunales como testigo.;


Esta persona observó que "Golondrina", de forma brutal le;
agarró los bracitos a Dina Esther y se los dobló hacia atrás, ;
a la vez que le tapaba la boca con una mano y la acostaba en;
el suelo, bajándole su pantaloncito azul.;


La indefensa nińa luchó por su vida y gritaba pidiendo ayuda,;
mientras su agresor, como poseído por el demonio, agarró una;
piedra con la mano derecha y le propinó violentos golpes en la;
parte izquierda de la frente y en el rostro, causándole la;
muerte. Ya sin vida la menor, "Golondrina" procedió a violarla;
y seguidamente también lo hizo "Jaime Coto".;


El cuerpo sin vida de la muchachita fue hallado a eso de las;
seis de la mańana del día siguiente, por su propio padre, don;
José María Aguirre, casi totalmente devorado por los cerdos, a;
los que aún encontró en el sitio del escalofriante hallazgo. ;


Las autoridades encontraron en el lugar del hallazgo, la;
piedra con sangre con que "Golondrina", en una acción;
inhumana, acabó con la tierna vida de Dina Esther, además del;
polvorón que había comprado en la pulpería, sus chinelitas,;
una cola de caballo y un prensapelos.;


Para las autoridades policiales, el móvil del brutal asesinato;
fue el abuso sexual, cuya ejecución venía siendo preparada por;
"Jaime Coto", Benavidez y otros borrachos, quienes en varias;
ocasiones manifestaron vulgaridades y deseos de poseer a Dina;
Esther.