Sucesos

Asesinan a taxista y lo cubren con basura

* El crimen ocurrió en un camino desolado de la comarca Nejapa, donde sólo se escucharon los disparos y un grito de la víctima * El asesino fue visto por dos personas

María Mercedes Urroz

Entre los matorrales del camino que conduce al cerro Motastepe, y cubierto con basura, fue localizado el cuerpo del taxista Harvin Francisco Zúniga Martínez, de 40 años.
Se presume que el móvil del crimen fue el robo, pero agentes de la Policía de los Distritos Uno y Tres investigan el hecho.
Santos Rivera explicó que iba por el camino que va del Cementerio de Nejapa, un mil 500 metro al norte, cuando observó a un hombre cerca del baúl del taxi Nissan, blanco, placas M 04337, que la víctima conducía, pero el sospechoso evitó que Rivera lo viera cubriéndose el rostro con una toalla.
Después de eso, el testigo regresó sobre sus pasos y descubrió el cuerpo. “Sinceramente lo vi sospechoso y de largo sentí que se trataba de un delincuente, desconfié porque se tapó con una toalla. Vestía camisa negra, pantalón azul y andaba con una gorra negra”, declaró Rivera.
Otro testigo manifestó que cuando el taxi blanco pasó por el camino iban dos personas, la que conducía y la que iba en la parte trasera, pero no pudo verles las ropas ni las caras.
José Domingo Guevara relató que él escuchó que una persona gritó “¡ay mamita!” y después oyó tres detonaciones, pero por temor no fue a ver qué pasaba, sino que hasta después observó el carro blanco abandonado a un lado del camino.

Sitio peligroso
“La verdad es que este lugar es peligroso, cuando escuché los disparos tomé a mi niña, y después de unos minutos salí, momento en el que encontré el carro. Hablé con otros amigos que iban pasando (por el camino) y pensamos que habían matado a alguien, y hasta que llegó la Policía es que se supo que el fallecido era el conductor del vehículo”, reiteró José Domingo
Guevara.
La Policía llevó a la técnica canina para seguir el rastro del criminal, lo que los llevó a un predio montoso. Esto hace suponer a los uniformados que el asesino conoce y es de la zona.
Por su parte, la capitana Luz Marina Benavidez, de Auxilio Judicial del Distrito Tres de Policía, señaló escuetamente que la víctima falleció baleada, pero no detalló la cantidad de heridas ni su localización.
“Hasta el momento verificamos que el fallecido es el dueño del vehículo. Vamos a esperar el dictamen del Instituto de Medicina Legal para conocer qué tipo de arma fue utilizada y alguna otra información que nos brinden los forenses”, expresó la capitana Benavidez.
Los familiares del fallecido presentían que algo malo le había pasado, porque no pasó recogiendo a sus hijas por el colegio ayer al mediodía. El taxista era cristiano y todos los días salía a trabajar a las seis de la mañana.