Sucesos

Exoneran a policía que mató a ciclista en accidente

* Familia de víctima expone caso en Plaza el Sol y exige justicia * “La jefatura policial de Rivas ni siquiera llego a dar el pésame”, se quejaron

Lesber Quintero

RIVAS

Un oficial de la Policía Nacional que arrolló mortalmente el fin de semana a un ciclista del municipio de Belén, fue dejado en libertad el lunes, después de que el Ministerio Público de Rivas decidiera exonerarlo de toda responsabilidad, argumentando que Douglas Bayardo Briceño Marín fue quien provocó el mortal accidente.
La decisión del Ministerio Público causó la ira de los familiares del ciclista, quienes se trasladaron a las instalaciones de la Policía Nacional de Plaza el Sol para denunciar que los hechos no fueron investigados con claridad para proteger al uniformado.
“Prueba de ello es que tenían este suceso escondido, porque no se lo informaron
a los medios de comunicación y a nosotros no nos explicaron nada, ni siquiera tuvieron la gentileza de venir a dar el siento mucho”, detalló María Agustina Briceño, madre de la víctima.
Según documentos oficiales en manos de EL NUEVO DIARIO, el accidente ocurrió a las siete de la noche del sábado, del kilómetro 105 de la Carretera Panamericana Sur, 50 metros al sur. Juan Espinoza Gago conducía de norte a sur una camioneta Toyota Tacoma, placa RI 4027, y de este a oeste atravesó la carretera el ciclista, quien presuntamente invadió el carril y fue impactado mortalmente.
Doña María Agustina dice que la Policía no le informó nada y fue a través de sus vecinos que conocieron del suceso y luego se trasladaron al hospital a las ocho de la noche para retirar los restos de Douglas Briceño, quien tenía 28 años y se convirtió en la víctima 29 de accidentes de tránsito en Rivas.
Ena Marín, tía del infortunado, expuso el caso ante Asuntos Internos manifestando que la camioneta que conducía el oficial pertenece a una doctora.
Exigió a la jefatura de la Policía que se haga justicia por el homicidio imprudente en perjuicio de su sobrino, quien al momento de ser arrollado se dirigía a su casa de habitación ubicada en la finca El Prado.