Sucesos

“Cae” supuesto pornógrafo

* Aparentemente le hizo de todo a una menor en la habitación de un motel, donde también la fotografió

Jessie Ampié

Dos menores fueron abusadas por diferentes sujetos, pero una de ellas fue traída por “su verdugo” desde Masaya y recluida en un motel, donde el hombre la fotografió desnuda y le hizo de todo, en tanto que la segunda menor estuvo secuestrada en casa de su tía para que no hablara.
La primera víctima es una jovencita de 14 años, la cual vino a Managua con Javier Antonio García Calero, de 37 años, quien la llevó al motel “Ilusión”, donde según declaró la madre a los medios de comunicación, le hizo de todo y la fotografió.
El subcomisionado Francisco Vanegas, segundo jefe de la estación Tres de Policía, señaló que investigan el caso, sin embargo la representante de la Comisaría de la Niñez y la Adolescencia declaró que está confirmado que la menor fue abusada.
El sospechoso que está detenido por este caso es habitante de Monimbó, pero con acento extranjero declaró a los medios de comunicación de televisión que lo entrevistaron ayer, que no sabía nada de pornografía ni de la menor.

El primo la “moclineó”
La otra menor abusada tiene 13 años e inicialmente fue reportada en la Estación Tres de la Policía como desaparecida desde el tres de agosto.
La mamá que se gana la vida vendiendo alimentos, le dijo a la Policía que había mandado a la niña a traer un plato en un módulo de la Alcaldía de Managua, y desde entonces no supo más de ella.
Horas después de la desa-parición de la menor, la Policía entrevistó a algunos vigilantes de la zona que dijeron haberla visto cruzando la calle, pero después no la vieron más.

Rescatada por un alma piadosa
El cinco de agosto, dos días después de la desaparición, la niña fue encontrada por una mujer identificada como Lisseth Romero en el bar “Arco iris”, ubicado frente al mercado “Israel Lewites”.
“Llegué al bar a cobrar un dinero que me debían y cuando entré miré en una esquina a la niña que estaba llorando, le pregunté qué le había pasado y me dijo que la habían violado, por eso la traje a la Policía”, explicó Romero.
En medio del llanto la menor relató que estuvo dos días encerrada en la casa de su tía, donde viven sus dos primos, uno de los cuales la abusó, y pese a que la hermana de su mamá sabía lo que le hizo su hijo, para protegerlo, la retuvo, sin embargo en un descuido escapó y logró llegar al bar.