Sucesos

Quinceañero perece bajo fuego de pandillas

* Perdigón supuestamente disparado por un “Canchero” le perforó el corazón

María Mercedes Urroz

Un perdigón que le perforó el corazón, le quitó la vida a Erling Antonio Medina Pérez, de 15 años, la noche del jueves, en el barrio Las Torres, de Managua.
Doña Maritza Pérez indicó que ella salía de su casa con Erling Antonio, el segundo de siete hijos, cuando varios pandilleros conocidos como “Los Cancheros”, del barrio “Hilario Sánchez”, salieron de un callejón disparando sin motivo alguno e hirieron al muchacho.
Herido de gravedad, Medina fue trasladado en un taxi al Hospital “Alemán Nicaragüense”, donde llegó sin signos vitales. Según doña Maritza, gracias a su intervención es que los sujetos no machetearon a su vástago.
Dentro de los supuestos implicados en la balacera, los testigos reconocieron a Johnny Ismael Aguinaga Gómez, de 20 años, como la persona que realizó el disparo. Éste ya se encuentra detenido en la Cuarta Delegación de Policía.

Es un “gatillo alegre”
El supuesto autor tiene varias denuncias por llegar al barrio Las Torres a realizar disparos cuando hay pleitos entre las pandillas “Los Cancheros” y “Los Torreños”.
Los otros sospechosos fueron identificados sólo por sus motes: “Bulbul”, “El Sucio”, “Junior El Monito”, “Ramsés”, “Eliécer El Ñajo”, “Ricky El Chancherito”, “El Chancherito”, y un niño de 11 años conocido como “El Ogro”.
Extraoficialmente se conoció que el padre del quinceañero muerto meses atrás había denunciado a Aguinaga porque le disparó, y a partir de ese momento éste juró que les iba a quemar la casa o a matarles a sus hijos.
Para la vela de Erling Medina Pérez, sus familiares solicitaron presencia policial por temor a que los pandilleros llegaran a disparar a los asistentes, por lo que desde la mañana del viernes varios agentes en motos realizaban patrullaje por la zona, para evitar que se derrame más sangre.