Sucesos

Incendio en el Oriental revive viejos temores


Más de seis cisternas de la Dirección General de Bomberos, DGB, fueron movilizadas para sofocar un incendio que ayer consumió cientos de sacos de cereales que se encontraban almacenados en el segundo piso de una bodega ubicada en el sector de la iglesia de El Calvario, en el Mercado Oriental.
El incendio, según las pesquisas de los bomberos y de la Policía, se originó por las chispas que cayeron sobre el techo de la bodega, donde un grupo de hombres estaba soldando con una máquina que conectaron a los cables de alta tensión.
Las chispas hicieron contacto con cientos de bolsas plásticas que estaban en el área de empaque.
El siniestro no pudo ser controlado, porque pese a que en el local trabajan más de 30 hombres, todos andaban almorzando.
El capitán Iván Tijerino, de la DGB, señaló que ésta es la tercera vez que llegan a la misma bodega a sofocar un incendio: la primera vez fue hace cinco años; la segunda, el año pasado, y ahora.

Negligencia
La causa siempre es la misma: falta de medidas de seguridad al momento de realizar trabajos.
La rápida actuación de los bomberos evitó que el fuego avanzara hacia otros tramos, cuyos dueños vigilaban temerosos las llamas, porque creían que iba a suceder lo mismo que el 31 de agosto de 2008, cuando un gigantesco incendio consumió los negocios en cuatro manzanas del mercado.
Por su parte, Augusto Rivera, Gerente General del mercado, indicó que aunque vigilan de cerca el cumplimiento de las normas de seguridad, los dueños de algunas bodegas hacen caso omiso a las recomendaciones.
La Policía Nacional del Distrito Cuatro movilizó a 70 efectivos al mercado, para acordonar los alrededores de la bodega siniestrada, porque los saqueadores estaban listos.