Sucesos

Queman taxi “pirata” en León

* Transportistas ilegales culpan a los legales, pero Policía dice que podría tratarse de un delito común y corriente

LEÓN

Enrique Quedo, de 39 años, casi pierde la vida este miércoles en horas de la tarde, en el sector de río Dulce, en el kilómetro 96 de la Carretera León-Poneloya, después de que cuatro sujetos armados con cuchillos abordaron su taxi, lo amordazaron y posteriormente quemaron el vehículo valorado en 3,500 dólares.
La unidad de transporte KIA, blanco, placa LE 12604, pertenece al señor Luis Narváez, Presidente de la Cooperativa “Fe, vida y esperanza”, organización que aglutina a 26 miembros, quienes ofrecen el servicio de taxi, pero carecen de concesiones otorgadas por el gobierno local.
“Ellos trataron de quemarme vivo, me amarraron las manos y me golpearon en distintas partes del cuerpo, salieron huyendo al ver una camioneta que se acercaba, logré salvarme de milagro, porque el fuego consumía rápidamente el automotor”, afirmó la víctima, a quien le robaron su billetera y un celular.

Legales versus ilegales
Luis Narváez responsabilizó al señor Ramón Koulzon, representante de la Unión de Cooperativas de Taxis de Occidente, Unicootaxoc, y a presidentes de distintas cooperativas de taxis de la localidad por lo ocurrido, y los denunció ante la Policía Nacional.
“La intención de ellos es quemarnos más vehículos, pero nosotros no vamos a caer en ese juego, vamos a actuar bajo derecho y dejar que la Policía se encargue de investigar, no sólo la quema del vehículo sino las innumerables llamadas telefónicas amenazantes que hemos recibido los miembros de la cooperativa”, apuntó.
Ramón Koulzon deslindó cualquier responsabilidad por los hechos que se le imputan y a través de un pronunciamiento firmado por seis cooperativas pertenecientes a Unicootaxoc, repudió la acción vandálica y aclaró que dicha actitud criminal no proviene de la dirigencia del sector selectivo.

El problema
En León circulan 680 unidades de taxi debidamente aprobadas por las autoridades municipales, pero desde hace tres años hay más de 300 unidades que operan de manera ilegal, lo que ha provocado roces en el sector selectivo.
Actualmente, la Comisión Municipal de Transporte, CMT, busca solucionar este problema. Aunque las negociaciones continúan, las partes acordaron desarticular el servicio de taxis piratas, elaborar un estudio de factibilidad para conocer si es necesario o no aprobar nuevas concesiones.
Por su parte, la Policía Nacional investiga la quema del vehículo, y de manera preliminar informó que podría tratarse de un hecho delictivo común y corriente.