Sucesos

Descarga eléctrica apaga una vida


María Mercedes Urroz

Richard Uriel Sebastián Francisco, de 23 años, murió el domingo por la mañana tras recibir una descarga eléctrica cuando conectaba una máquina de soldar.
El muchacho, originario de Siuna, llegó hasta la vivienda de doña María Luisa Ponce, de 47 años, en el barrio “Hugo Chávez”, para instalar unos perlines.
A las ocho de la mañana del domingo, Sebastián llegó, y comenzó su trabajo subiéndose al poste del tendido eléctrico para enchufar el cable que iba a utilizar para alimentar de energía la máquina de soldar, luego bajó para que el alambre no quedara enrollado y comenzó a halarlo con las manos sin percatarse de que estaba “pelado”, momento en el que hizo contacto y se electrocutó.
Francisco Javier Velásquez, de 28 años, quien era su ayudante, le lanzó un puntapié al cable tratando de salvar a Sebastián, pero éste comenzó a convulsionar.
Cuando miembros de la Cruz Roja Nicaragüense y de la Dirección General de Bomberos se presentaron al lugar para darle los primeros auxilios, la víctima ya no tenía signos vitales.
El cuerpo fue trasladado al Instituto de Medicina Legal, donde su familia lo retiró. La vela se realizó en el barrio Las Torres, donde alquilaba un cuarto.