Sucesos

Ladrones se apoderan de credencial de diputado

* Chapearon el vehículo de Maximino Rodríguez para robar documentos varios, una computadora portatil que pertenecía a la Asamblea Nacional y 75 mil córdobas * El legislador liberal descarta que haya móvil político en el hecho

La tarde de ayer el diputado Maximino Rodríguez fue objeto de robo por parte de dos sujetos que quebraron el vidrio trasero de su camioneta y extrajeron una computadora portátil, un maletín que contenía documentos personales y laborales, así como 75 mil córdobas.
El hecho se produjo a eso de las doce y media del día, cuando el diputado almorzaba en el restaurante La Finca, ubicado en las cercanías de la rotonda El Periodista.
“Estaba almorzando con dos amigos que acaban de venir de Estados Unidos y apenas teníamos media hora de estar comiendo cuando nos avisaron. Yo escuché una alarma, pero nunca pensé que fuera de mi camioneta”, afirmó Rodríguez.
Al enterarse del hecho, el diputado y sus amigos salieron del local y al revisar su camioneta se dio cuenta de que no estaba el maletín de cuero café que había comprado en Argentina, la computadora que es de la Asamblea Nacional, su credencial de diputado, tarjetas de crédito y el dinero que había obtenido por la venta de ganado.

Se le llevaron el libro que escribía
El vigilante del lugar le explicó a Rodríguez que vio a dos sujetos que se acercaron al vehículo, luego salieron corriendo con los objetos debajo del brazo, con dirección al barrio “Julio Martínez”, y que lamentaba mucho no haber podido actuar, pero tenía miedo de que los delincuentes le hicieran daño.
“Lo que más lamento es que se hallan llevado la computadora, donde tengo guardado un libro que llevó más de diez años escribiendo y del cual no tengo respaldo, pero por lo menos no se me robaron el saco”, añadió el diputado.
Agentes policiales del Distrito Tres se presentaron al lugar para hacer las respectivas investigaciones. Las pesquisa preliminares indican que los ladrones pudieron haber roto el vidrio de la camioneta de un puñetazo, para lo cual tuvieron que usar una camisa para protegerse las manos.
Aunque el diputado expresó que no cree que el hecho obedezca a razones políticas, no se movió del lugar hasta que llegó la técnica canina.