Sucesos

Salvaje golpiza policial


Máximo Rugama

ESTELI
Supuestamente cuatro policías vapulearon a Wilfredo Díaz Pastora, quien se encuentra en estado delicado en el hospital jinotegano “Victoria Motta”.
La denunciante Maribel Díaz Pastora señala que los hechos ocurrieron el 14 de febrero, cuando su hermano decidió visitar el municipio de La Concordia en donde se celebraban las fiestas patronales de esa localidad.
Ahí presuntamente cuatro policías y unos antimotines que habían llegado desde la ciudad de Jinotega, lo golpearon, le fracturaron cuatro costillas y le perforaron un pulmón.
De acuerdo con Maribel Díaz, los uniformados primero usaron sus “amansa-bolos” para agredir a la víctima, luego le propinaron puntapiés y puñetazos.
Tras la agresión, Wilfredo Díaz, fue llevado a las celdas de la Policía de La Concordia y luego al centro de salud porque tenía dolor y además vomitaba sangre.
La familia del perjudicado señala que a pesar de que interpusieron la denuncia ante las autoridades de la Policía de La Concordia y en asuntos internos de la delegación departamental de Jinotega, éstas no han iniciado ninguna investigación para castigar a los responsables de este hecho que ensucia la imagen de la institución.
La versión de la Policía
Los uniformados les explicaron a los parientes de Wilfredo Díaz que éste estaba borracho alterando al orden público en uno de los “chinamos” de la plaza municipal, pero para ellos eso no es justificación.
El doctor Alberto Rosales Mondragón, Coordinador de la oficina regional norte del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, anunció que darán acompañamiento a la familia del afectado para que lo ocurrido no quede en la impunidad.
Advirtió que si no hay investigación, la Policía sentaría un mal precedente, y recordó que durante 2009 la institución quedó en primer lugar en cuanto a violación de los derechos humanos.
Destacó que el año pasado el Cenidh atendió un caso similar en San Juan de Limay, pero la jefatura sólo trasladó a los denunciados.
Indicó que el Cenidh es del criterio que se debe de proceder por la vía criminal en contra de los autores de este tipo de delito que en el nuevo Código Penal se tipifica como tortura.
Además señaló que demandarán junto con la familia del vapuleado, que quienes resulten involucrados sean dados de baja deshonrosa porque es obvio que hubo abuso de autoridad.