Sucesos

Breves Judiciales


Ernesto García

Fallo condenatorio para sicario frustrado
Diecisiete años podría pasar en la cárcel Carlos Eduardo Vanegas Salazar, sobre quien recayó un fallo de culpabilidad por el asesinato frustrado que perpetró el 3 de noviembre del año pasado contra el presidente de la Asociación de Comerciantes de Nicaragua, Jorge Luis González Lumbí.
González recibió siete impactos de balas por parte de Vanegas, cuando salía de su casa en el Reparto Miraflores, al occidente de Managua.
El fallo fue dictado por el juez Quinto Distrito Penal de Juicio, Sergio Palacios, quien consideró que las pruebas aportadas por el Ministerio Público demostraron que Vanegas fue subcontratado para que ejecutara el crimen. Los 17 años de cárcel para Vanegas fueron solicitados por la Fiscalía, en tanto que el abogado del reo pidió siete años y medio. La sentencia condenatoria será leída el próximo 9 de febrero.
Violador compró silencio de quinceañera
Mediante el pago de uno o dos córdobas diario el vigilante de la Universidad Nacional Agraria, UNA, de iniciales J.O.R.R., logró que su hijastra de 15 años no lo delatara por los abusos sexuales a los que la sometía. Según la acusación presentada por la fiscal auxiliar Gioconda Gutiérrez en el Juzgado Penal de Audiencias de Tipitapa, el cincuentón abusó de su hijastra entre el 2 de octubre del 2009 y el pasado 7 de enero. En el escrito acusatorio se señala que el reo, quien será llevado a juicio oral y público el próximo 30 de marzo, “compraba” el silencio de la víctima por uno o dos córdobas diario. Por su parte, la jueza Vicky López, a petición de la Fiscalía, decidió mantener al vigilante en prisión porque se trata de un delito grave donde la víctima es una menor de edad.
Seis meses de injusta prisión
Seis largos meses pasó preso en la cárcel Modelo de Tipitapa, Eliécer Saavedra Aguilar, antes de que el juez Quinto Distrito Penal de Juicios, Sergio Palacios, lo declarara no culpable de robo. El judicial dijo en su fallo que las pruebas aportadas por el Ministerio Público no llenaron sus expectativas, porque los únicos que llegaron a declarar fueron los policías, quienes a criterio del judicial sólo cumplieron con su deber de asistir a la citatoria. Los hechos por los cuales la Fiscalía acusó a Saavedra, acontecieron el 30 de julio del año pasado, en el barrio “Oro Verde” de Ciudad Sandino, cuando supuestamente el acusado y uno de sus hermanos le robaron al mototaxista Isaac Meza, sin embargo, la defensa presentó una testigo que demostró que el día y la hora en que acontecieron los hechos, el acusado estaba en el culto de la Iglesia evangélica junto a su hermano.