Sucesos

Breves Judiciales


Ernesto García

Le cayó todo el peso de la ley
Ni la hernia umbilical ni el pie con erisipela, y tampoco el excesivo peso que presenta, fueron suficientes para que Franklin Corea Rojas inspirara compasión entre los miembros de un tribunal de jurados, quienes lo declararon culpable del delito de asesinato en perjuicio de Henry Javier Reyes Bustos, de 21 años, quien falleció tras recibir un machetazo en la yugular la madrugada del 5 de abril de 2009.
La fiscal auxiliar Zeyla Buitrago solicitó al juez Séptimo Distrito de Juicio, Octavio Rotschuh, que le imponga al acusado 25 años de cárcel, en tanto que el abogado defensor, José Cano, solicitó la pena mínima de 15 años. Para que el jurado declarara culpable a Corea fue determinante el testimonio de tres testigos que aseguraron haber visto al “gordito” propinarle el mortal machetazo a la víctima. Martha Avilés, uno de los testigos de la Fiscalía, lloró al brindar su declaración, al recordar que cuando Reyes agonizaba en la calle pedía que llamaran a su mamá.
Bolas blancas para tres acusados
Un tribunal de jurado emitió tres veredictos de no culpabilidad a favor de igual cantidad de hombres, quienes fueron acusados de haber robado a unos vecinos del subdirector de la Policía, comisionado general Carlos Palacios.
Eddy Alonso Rivera Cerna, Edén Cerna Campos y Rolando Obando Sandoval, son los tres jóvenes a quienes el tribunal de jurado favoreció con “bolas blancas”, la tarde del martes. En su momento, el Ministerio Público los acusó por haber entrado a una casa del Reparto “Villa Carolina”, donde ataron de pies y manos a los dueños del inmueble, los encerraron en la caseta del vigilante, y luego “barrieron” con los objetos de valor y dinero en efectivo, totalizando más cuatro mil dólares en pérdidas.
Machetero y traicionero
Yáder Antonio Alonso Hernández fue mandado a la cárcel por la jueza Sexto Penal de Juicio, Ingrid Lazo, luego que se declaró culpable del delito de lesiones en perjuicio de su vecino Carlos José Suazo Díaz.
Los hechos por los cuales la fiscal auxiliar Fabiola Mendoza pidió cinco años de cárcel para Alonso, acontecieron 17 de mayo de 2009, cuando la víctima salió en auxilio de un hermano y el acusado lo atacó por la espalda, causándole una herida que dejó secuelas funcionales y permanentes en el brazo izquierdo del lesionado, según la acusación del Ministerio Público.