Sucesos

Tres crímenes marcados por el licor


JINOTEGA Y CHONTALES
En distintas circunstancias, lugares y horas perdieron la vida tres hombres en Jinotega y en Chontales, pero el común denominador en los tres crímenes fue que las víctimas andaban ebrias.
La primera víctima fue Jairo Isaac Serrano Rugama, de 26 años, quien falleció tras recibir seis balazos, tres en el tórax, uno en la tetilla izquierda, y dos en la axila derecha, en medio de una reyerta derivada de una tonta discusión entre ebrios.
El crimen ocurrió a las cuatro de la madrugada del pasado domingo, en el campo deportivo “Antonio Linarte”, en la comarca Plan de Grama, Wiwilí, Jinotega.
Supuestamente, Serrano amenazó con su machete al ex policía voluntario Pedro Pablo Blandón Guevara, de 28 años, “porque le caían mal los policías”.
Tras la amenaza hubo una pelea en la que Serrano le propinó varios machetazos a Blandón, quien sacó un revólver calibre 38 y disparó contra su agresor, y luego se fugó.

Asesinos sin identificar
La segunda persona muerta fue Roberto López Rocha, de 35 años, quien recibió tres machetazos, uno en el pecho, otro en el hombro izquierdo y el último en el cuello.
Wilder Antonio Halleslevens denunció en la Policía que López fue interceptado y atacado por elementos desconocidos, cuando circulaba por el barrio La Concha, en el municipio El Ayote. El
occiso era originario de la comunidad Nawawasito.
El último asesinado fue José David García Rosales, de 32 años, quien tras presenciar un partido de béisbol iba para su casa en estado de ebriedad, sobre el lomo de su mula, cuando aparentemente fue interceptado por un pariente que le propino dos machetazos, uno en la cabeza y otro en la mano derecha.
El crimen ocurrió sobre un camino montoso de la comunidad de Matenea, en la comarca San Esteban dos, municipio de Juigalpa.
Los autores de estos dos crímenes ocurridos en Chontales no han sido identificados.