Sucesos

Juez manda a cerrar estancos

* Porque estaban cerca de un colegio y de una universidad

Máximo Rugama

ESTELÍ
Varias botellas y pichingas repletas con aguardiente que se vendían selladas y por copas, fueron incautadas por fuerzas policiales de Estelí, atendiendo una orden emitida por la señora juez de audiencias en “El Diamante de Las Segovias”, doctora Alma Pino.
En el marco del Plan Colegio, la Policía registró el expendio de licor y ocupó el licor.
El allanamiento tuvo lugar en el barrio Oscar Gámez II, exactamente del costado sur del Instituto Reino de Suecia, cien metros al sur.
En el local que presuntamente pertenece a Denis de Jesús Blandón Molina, la Policía halló treinta botellones con aguardiente que era distribuido en cantinas y bares de mala muerte.
Mientras que en la casa de Julio César Gámez Alfaro, también residente en el barrio Óscar Gámez II, cerca de una universidad pública, las fuerzas policiales ocuparon varios galones de aguardiente de distintas marcas.

Vendían a colegiales y universitarios
La Policía aparentemente allanó los dos locales porque vendían licor de forma clandestina a estudiantes de secundaria y universitarios.
También la Policía incautó una gran cantidad de envases vacíos de licor nacional y extranjero.
La Policía esteliana a través de su portavoz, teniente David Lazo, sentenció que continuarán realizando este tipo de acciones, sobre todo los fines de semana.
Los estancos ilegales fueron denunciados por vecinos del barrio antes mencionado, quienes estaban siendo perjudicados por los tomadores de aguardiente, quienes se orinan en las calles y duermen en ellas.
Además los vecinos dicen que la existencia de expendios ilegales promueve la delincuencia común, porque los “piruquitas” roban cualquier objeto que miren mal puesto para luego venderlo o cambiarlo por licor.