Sucesos

Piden treinta para homicidas de Las Américas II


Ernesto García

Treinta años de prisión solicitó la Fiscalía para los tres sujetos que la madrugada del pasado 1 de enero, causaron lo que podría denominarse una “masacre” en Las Américas II, donde murieron tres mujeres y otras tres personas resultaron heridas de bala.
La petición fue hecha por la fiscal auxiliar Eveling López, luego de conocerse los veredictos de culpabilidad que recayeron sobre Norman Obando Meza, alias “El Chele Panique”, José Daniel Cuadra Somarriba, apodado “Pachanga”, y Pablo Antonio Mora, alias “El Discípulo”.

Madrugada roja
En el caso de sangre que conmocionó a la sociedad nicaragüense al amanecer del primer día del año, perdieron la vida Marisol Ramírez Ugarte, Rebeca Donaire y Patricia Arróliga, todas ellas vecinas de Las Américas II.
En esa roja madrugada también fueron lesionadas por las balas los hermanos Carolina Jarquín y Mauricio Romero, además Larry Quintero Castañeda, quien quedó parapléjico.
Norman Obando Meza y Pablo Antonio Mora fueron declarados culpables por la jueza técnico Ana Justina Molina, porque renunciaron a ser juzgados por el tribunal de jurado.
En lo que refiere a Pablo Antonio Mora, fue el tribunal de jurado quien emitió los veredictos de culpabilidad en su contra.
Como a la jueza Molina le tocó emitir los fallos de culpabilidad sobre dos de los tres procesados, ésta explicó que luego de presenciar las pruebas aportadas por la Fiscalía, no le quedó la menor duda de que Norman Obando y Pablo Antonio Mora participaron en la masacre donde salieron a relucir armas automáticas y artesanales.
Durante el juicio un testigo declaró haber visto que los imputados se pasaban las armas entre sí para disparar en contra de sus víctimas en aquella madrugada, cuando todavía en varios hogares se celebraba la llegada del Año Nuevo.

Petición de la Fiscalía
Durante el debate de la pena la fiscal pidió la máxima de 15 años de cárcel por el homicidio de las tres mujeres. López igualmente solicitó la pena de 10 años de cárcel por las lesiones gravísimas causadas a Larry Quintero Castañeda, quien pasará el resto de su vida en una silla de ruedas.
Finalmente la representante del Ministerio Público pidió cinco años de cárcel por las lesiones causadas a los hermanos Carolina y Mauricio Romero. Todo esto sumaría 30 años de cárcel para los sentenciados.