Sucesos

Más víctimas de perros bravos

* Una señora y un menor son los últimos mordidos

María Mercedes Urroz

Rosa Antonia López Ruiz, de 45 años, se levantó este lunes para ir a su cita en el Hospital Psiquiátrico Nacional, pero fue sorprendida por “Griffor”, el perro bóxer de su vecina, el que la atacó en el brazo izquierdo, pero afortunadamente la mordedura fue superficial.
Yelba Ruiz dijo que su hija Rosa salió al patio a las cinco de la mañana, cuando fue agredida por el perro que se escapó de la casa de doña Aminta Espinoza, quien se hizo responsable de los gastos médicos por el daño ocasionado por su mascota.
“Usted sabe que nadie quiere hacer daño a nadie, pero por los ladrones uno debe tener sus animales. El perro se me soltó, pero ya recibí la cita para llevarlo al Centro de Salud”, manifestó Aminta Espinoza.
René Gutiérrez, responsable de Epidemiología del Centro de Salud “Edgard Lang”, ubicado en San Judas, declaró que Rosa López fue atendida por presentar una herida leve y única, y se le recetaron analgésicos y antibióticos.
“Nosotros tenemos un programa de vigilancia y zoonosis donde llevamos reportadas las mordeduras de los animales: de canes se dan una o dos por día, y en casos como este -el de Rosa-, que no es tan grave, se le da un seguimiento de diez días al animal para saber si tenía rabia o no, para luego aplicarle la inyección contra la rabia a la víctima”, explicó Gutiérrez, quien informó que no van a sacrificar al can.
El hecho se registró en la Comarca Chiquilistagua, del Colegio “Niño Jesús de Praga”, 100 metros al norte, 100 metros al oeste.
Por la tarde, agentes de la Tercera Delegación de Policía investigaban otro ataque de un perro Pitbull, contra un niño que pasaba en frente de la acera donde estaba el canino.